Ya pasaron más de 400 años desde que en Buenos Aires se prohibió la yerba mate en su totalidad. Nadie podía consumirla, ni mucho menos, comercializar con ella. Aunque quizás a muchos le resulte hasta impensado, cuatro siglos atrás, las grandes autoridades buscaban, a toda costa, privar a los argentinos del histórico mate.

Según se pudo saber cientos de años después, la Corona española fue la principal responsable de dar inicio a esta petición, la cual, finalmente terminó decretándose.

Aquella prohibición tenía como único objetivo terminar con la costumbre de consumir mate, ya que, para ese entonces, ya se había vuelto un hábito en más de un país, y asimismo, un símbolo de comunidad. Quienes no querían acatar esta nueva regla, podían llegar a ser sumamente castigados.

Estos castigos podían tratarse de multas económicas extremadamente altas, como también, aquellos que no cumplieran con dicha sanción, podían recibir crueles castigos físicos.

En aquel entonces, había una multitud de españoles viviendo en la Argentina, por lo que, ellos eran quienes pagaban las consecuencias. En caso de tratarse de indígenas, la tortura era aún peor: recibían como castigo 100 azotes.

Fue en 1596, cuando se pidió prohibir por primera vez la infusión. Algunos funcionarios de alto rango, decretaron a su vez la prohibición del alcohol y el juego.

El mate es una de las costumbres más instaladas en varios países.

Si embargo, fue recién el 20 de mayo de 1616, cuando la prohibición de la yerba mate se hizo oficial, junto con los respectivos castigos, para quienes no cumplieran con el decreto.

Para fundamentar aquella petición, Hernandarias -funcionario del gobierno en ese entonces del Río de la Plata y Paraguay-, indicó, a través de una carta, que tanto el mate, como el juego y las bebidas alcohólicas, tenían un efecto vicioso en la población.

Sin embargo, la prohibición no estaba dirigida para todos aquellos que se encontraban viviendo en la Argentina, sino que solo se vio afectado el noroeste argentino. Al mismo tiempo, el decreto también incluía a Paraguay.

Un día como hoy, estaba prohibido el mate en Buenos Aires.
Un día como hoy, estaba prohibido el mate en Buenos Aires.

Con el fin de ahondar en el tema, Ulises Lanza, docente de Historia Constitucional Argentina y abogado, explicó la repetitiva actitud que continuó Diego Marín de Negrón, luego de suceder a Hernandarias.

"Consideraba que era algo salvaje y que atrasaba. Era visto como un hábito propio de los pueblos originarios, y después, como un sinónimo de holgazanería", detalló la especialista en el tema.

Afortunadamente, luego de muchos años, finalmente se hizo justicia y mate volvió a convertirse en la costumbre que era, aunque tuvo que ver con un factor económico. “Cuando se descubrió que es un recurso exportable y consumible del cual se podía sacar un rédito, se convirtió en algo con un sentido económico”.