El Oso Arturo fue sin lugar a dudas uno de los productos más destacados que surgió de los gloriosos años de VideoMatch. Este particular personaje logró ganarse el cariño de sus compañeros y de todo el público desde su primera aparición. 

Sin embargo, Javier Adarvez (48), quien le daba vida bajo ese disfraz, un día decidió ponerle punto final a sus participaciones, luego de llegar al “techo” de lo que podía dar. Hoy, con una vida completamente distinta, disfruta de su familia en Miami, Florida, donde trabaja en un área completamente distinta. 

 

En una charla con cronica.com.ar, Adarvez habló de todo: la llegada a la cima, la decisión de cambiar su vida, la relación con sus excompañeros y, en especial, con Marcelo Tinelli. También, se refirió a la posibilidad de volver. ¿Y si te llama Marcelo?

El Oso Arturo, la consagración de un personaje que apareció casi de causalidad

En 1997, Adarvez llegó al programa en representación del Shopping Sur, de Avellaneda, el cual hacía sus publicidades con muñecos y era uno de los auspiciantes del ciclo de Telefe. Antes de salir, le pidieron que se ponga el traje del dinosaurio Bernardo, que había faltado. Y desde allí, encarnando al Oso Arturo, no paró más. 

Lo extraño todo el tiempo”, reconoce el hombre, que muchas veces se encuentra mirando algunas de sus apariciones en VideoMatch con sus hijos, para mostrarles qué era lo que hacía su padre años atrás. 

A veces me miro en YouTube y no puedo creer que era yo. Soy un bipolar tremendo. Cuando lo miro me genera nostalgia, pero me encanta esa época. Vuelvo 15 o 20 años atrás. Más allá del calor y todo lo que pasé adentro del traje, cada vez que miro los videos son todos recuerdos lindos”, comentó.

VideoMatch, un programa éxito en Argentina.

En su primera aparición, con tan solo 20 años, el joven sentía que eso era “Disneylandia”. “Hay que pensar que era un pibe que no terminó ni tercer año. Hacía lo que podía, pero para mí era algo maravilloso”, agregó.  

Las últimas apariciones del Oso Arturo, figura de VideoMatch

A la hora de hablar de su final en el ciclo encabezado por Tinelli, Adarvez hace hincapié en que, cuando conoció a su esposa, “ella tenía toda la familia en Miami”. “Desde el día que la conocí, quería venir acá. Yo la frenaba por esta cosa de trabajar en televisión y todo lo que había. Me había metido y era muy difícil salirse. Y venirse acá, sin ser nada, lo veía muy complicado”, confesó. 

Sin embargo, en el último año del oso, todo se dio como para ponerle un punto final -al menos por ese entonces- a sus apariciones. “Negociaba todos los años la plata del año siguiente. Y justo ese año, cambió el productor y todo, y no llegué a un acuerdo”, dijo. 

El Oso Arturo, un emblema de VideoMatch.

También sentía que ya no podía crecer más. No era que iba a golpear la puerta de otros lados diciendo ‘yo soy el oso’ con el traje para que me den laburo. En el último año del oso, que todavía no existía el Bailando, hice un musical con 30, 40 personas en el escenario. Y la verdad era difícil”, explicó. 

Y recalcó: “Bailar en un traje en el que no podés hacer gestos, donde hay que hacer muchas cosas para que te entiendan, era complicado. Sentí que había llegado a un techo y entendí que había que dar un paso adelante. Y lo hice”. 

La nueva vida del Oso Arturo en Miami, lejos de la pantalla chica

“El primer año fue cruel”, se sinceró Adarvez sobre su llegada a Estados Unidos. “Vine a Miami y empecé a remarla. No es que llegué y me fue súper bien. Laburé en una mueblería bajando muebles, después de ballet parking. Costó, pero hoy estoy agradecido de haber hecho el cambio”, afirmó.

Es una vida totalmente nueva. Al principio costó, pero después te pones a pensar qué querés para tu familia, y le das prioridad a ciertas cosas. Acá está bien la salud, la enseñanza. Pensé que el cambio iba a ser beneficioso, y así fue. Cuando ves que tu hijo crece, está feliz, y que no le faltan las cosas básicas, estás mejor”, explicó.

La nueva vida del Oso Arturo en Miami.

Actualmente, está viviendo en Florida, desde hace ya 18 años. Allí logró asentarse y desarrollar si día a día allí. Tiene dos hijos, una pequeña de 16 y uno de 21, y está “laburando, como siempre”. 

Primero estuve con promoción y publicidad, y ahora te doy la solución para que puedas hacer tu propio canal en streaming desde cualquier parte del mundo. Hoy estoy trabajando con eso. Si vos sos una empresa que da 20 o 30 canales de televisión, yo te doy la posibilidad de hacerlo por streaming”, detalló. 

El recuerdo de VideoMatch y la puerta abierta

Si bien el recuerdo de aquellos años no se borrará jamás, el contacto a la distancia con sus excompañeros lo mantiene siempre vivo. Además, guarda en su casa el preciado disfraz, el cual es solo un recuerdo por ahora.

"El traje lo tengo yo, está acá adentro, durmiendo. Ya se va a despertar. Tendría que reacondicionarlo y darle vida, pero con menos tiempo, ya no estoy para aguantar el calor como antes, ja. El oso se desmaya y queda con los ojos abiertos, pero yo quedo ahí adentro, palmado”, bromeó. 

 

Además, Adarvez contó que su relación con Tinelli es la mejor. “La semana pasada lo llamé para felicitarlo por el nuevo programa. Soy un tipo muy agradecido, más allá de las idas y vueltas. Estoy muy bien con todos, pero era un grupo hermoso. Crecimos juntos, siempre tuve muy linda relación con todos”, celebró.

¿Y si te llama Marcelo? “Estoy 100%. Que se mantenga el personaje vivo es algo que a mí me llena el alma. Habría que organizarse por una cuestión de tiempos, pero sí, sin duda. Uno se queda con el programa viejo, con esa ilusión. Iría con mucho gusto, por placer, por hacerle bien al alma”, completó.

Ver comentarios