La historia demostró que la vida sí toma giros inesperados. Hay casos donde se descubre la vocación a temprana edad y deciden volcarse a ello por el resto de su vida, y otros la van redescubriendo con el tiempo. Pero si hay algo claro es que nada es decisivo. Siempre se puede dar vuelta la página y empezar de cero . Es el caso de Analía Álvarez, una periodista de investigación que trabajo durante años para el noticiero, hasta que un viaje la hizo descubrir una pasión oculta: el universo del café. 

Durante muchos años fue parte de la producción de Telenoche Investiga, y su especialidad era la cobertura de casos de corrupción. Pero un día necesitó un cambio 360º y optó por abandonar ese mundo para acompañar a su marido, también periodista, en sus corresponsalías políticas por América Latina. Fue así como sin buscarlo, se sumergió en el mundo del café

Mientras su marido hacía su labor, se dedicó a caminar por distintos pueblos “con la idea de juntar información y realizar trabajo de campo con diversas comunidades”. “A mí siempre me gustó mucho todo lo que tiene que ver con la diversidad cultural americana. Con esa idea comencé a recorrer muchos países y el café me encontró a mí. Antes que la bebida me atrajo la gente del café: el campesino, el caficultor, la caficultora. Su enorme esfuerzo. Ahí hay mucho trabajo. Es una planta delicada, compleja, que cada tanto tiene bajones y problemas de cultivo”, dijo en diálogo con Clarín. 

“Lo que me fascinó fue el amor del pequeño caficultor y de las cooperativas para trabajar el grano. Esa gente fue la que me empezó a entrenar. Fui parte del cultivo, de cataciones en las fincas y me inicié en los tostados. Ahí descubrí que existían cafés de distintas cualidades, de distintos varietales y con distintas formas de siembra. En un momento, cuando vi que me involucraba cada vez más, decidí hacer los exámenes para convertirme en Q Grader”, explica.

'Q Grader' y jueza de café 

¿Qué es Q Grader? Se trata de un profesional del café que ha obtenido una certificación en catación a través del sabor y el aroma. "Es el máximo reconocimiento internacional para un catador y le da la potestad de valorar la calidad de los cafés en cualquier país productor o en la industria", expresó. Dicho certificado se obtiene en Estados Unidos y en los países que no son productores, porque tienen más variedad de grano para probar. 

"Si elegía formarme en un país productor, iba a aprender mucho de los cafés propios, pero me iban a quedar muchos otros afuera. Para formarte, tenés que buscar lugares donde haya acceso a todos", explica.

Analía es profesional del café que ha obtenido una certificación en catación a través del sabor y el aroma (Gentileza Clarín)

Hoy en día Analía es dueña de "Coffee Town", una cafetería en el corazón del mercado de San Telmo destacada por su especialidad en café de distintos orígenes. Quien quiera que vaya será capaz de gozar de la infinidad de sabores que tiene este grano según su origen. Además, en 2010 fundó junto a su marido el Centro de Estudios de Café con la finalidad de dar cursos y brindar conocimiento sobre esta infusión de la que poco se sabe y mucho se consume.

Y como si fuera poco, para consagrar su lugar dentro de la elite del grano, también es autora de Yo cafeto, un reciente libro que narra la historia y la evolución del café a partir de nueve relatos de ficción. Se convirtió en la primera Q Grader de Argentina y está habilitada por la Specialty Coffee Association of America (SCAA) para ser "jueza de café". Así puede participar en concursos de catación que se realicen en cualquier parte del mundo y juzgar si un café es bueno o malo. 

El café como terapia

"Me abrió al mundo sensorial y me liberó de un montón de presiones del periodismo de investigación. Fue satisfacción tras satisfacción, pero con mucho trabajo físico e intelectual. Ya son 12 años, pero el tiempo está compensado cuando las personas agradecen haber encontrado sabores nuevos y vuelven en busca de nuevas experiencias", explicó Analía, destacando que el universo del café "le cambió la vida".

En medio de la cuarentena estricta, Álvarez escribió el libro Yo, cafeto, y utilizó su oficio de periodista para hacer una investigación histórica sobre la evolución del café desde sus orígenes hasta hoy. 

“En medio de la cuarentena, cuando todavía no estábamos vacunados y vi morir a muchos amigos, pensar en 2022 era una locura. Ni loca iba a esperar tanto. Armé la editorial y lo publicamos. Los tiempos se acortaron. Si bien uno sabe que se puede morir en cualquier momento, estas épocas se volvieron muy apocalípticas y hacerlo fue una manera de ponerle pila a la vida”, concluye. 

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos