María Eugenia Molinari es directora y actriz pero tras conseguir la fama en la pantalla chica, se alejó totalmente y hoy se dedica a una disciplina que nada tiene que ver con el mundo artístico.

Eugenia llegó a ganar popularidad cuando en 1991, a los 17 años y todavía siendo una estudiante secundaria, quedó seleccionada en un casting para hacer El agujerito sin fin. El ciclo, en el que estaba acompañado por Julián Weich, se emitía por canal 13 y era un clásico entre los jóvenes de los 90'.

Este programa le abriría las puertas para ser conductora, más tarde, de la señal infantil Cablin, junto a sus compañeros Sol Mantilla, Claudio Morgado, Esteban Prol y Pablo Marcovsky, entre otros.

Comenzó a los 17 años junto a Julián Weich (La Nación).

Pero eso no sería todo. Su fama siguió creciendo cuando de la mano de la famosísima telenovela argentina Montaña Rusa, junto a actores como Nancy Dupláa, Gastón Pauls, Diego Olivera, Betina O'Connell, Esteban Prol y Malena Solda.

Tras desvincularse totalmente del mundo de la televisión, Molinari se acercó a la astrología: "Empecé a estudiar hace unos años, me gustó muchísimo y me recibí. Es uno de esos mundos en los que si uno entra no sale más", contó en declaraciones a los medios.

Siguiendo con su carrera como conductora, entre 2001 y 2002 estuvo al frente de Rutas Argentinas, programa que se emitió también por Canal 7 y luego por América TV y, posteriormente, condujo junto a Mariano Peluffo, el programa ZooBichos por la pantalla de Telefe, entre otro proyectos.

Zoobichos con Mariano Peluffo (La Voz)

Actualmente, la ex actriz y directora se dedica profesionalmente a la disciplina y hasta dicta formaciones, actividades que promociona a través de su cuenta personal de Instagram: "Hay gente que te llama por una carta natal y al final te dice 'sabés que te veo muy parecida a una chica que trabajaba en este programa'" , declaró divertida en una entrevista.