Nicolás Nievas es de esas personas que nacen con las cosas claras, que nunca tuvieron que hacer un test vocacional porque desde muy chicos encontraron su pasión. Él tenía apenas seis años cuando sus papás lo llevaron a un casting que hacía la producción de VideoMatch y se robó el corazón de todos. Buscaban nenes que contaran chistes, él no se acordaba ninguno, pero lo que sí sabía era que lo suyo era cantar y eso fue suficiente.

En 1999 entró al programa de Tinelli en el segmento “El show de los chicos”, y en cuanto tuvo la oportunidad se puso a cantar una canción de Daniel Agostini. El conductor notó la frescura del pequeño Nico y le hizo varias preguntas que él respondió de forma clara. Así fue como el niño de Ensenada (La Plata) volvió al aire a los dos días e incluso cantó con el Grupo Red en vivo.

A más de veinte años de este episodio, Nievas dialogó con Crónica Web y contó qué recuerda de su participación en el programa y sobre todo cómo siguió su carrera musical hasta la actualidad.

Me crié con mis hermanos que escuchaban la cumbia de los 90s, sobre todo a Daniel Agostini y Grupo Red me llamaba mucho la atención por sus pasos y los saltitos. Antes de ir a lo de Tinelli, mi papá y mi mamá me llevaban a un boliche de La Plata que se llamaba Escándalo. Ahí conocí a todos los artistas de la movida musical tropical de la época. Era muy chiquito, pero canté con casi todos, de hecho tengo fotos con el Chino de la Nueva Luna, con Leo Mattioli, Media Naranja, Red, Tambó Tambó, tuve la posibilidad de estar con todos los grosos de los 90s”, comenzó Nico.

La gran oportunidad con Tinelli

Pese a su corta edad ya había pisado varios escenarios cuando fue al casting de Ideas del Sur. “Empecé a cantar y lo hacía en eventos de mi ciudad. Lo del casting de Tinelli en realidad era para contar chistes pero mi mamá me dijo vos cantá.  Así que canté y ese mismo día me dijeron que si me podía quedar en Buenos Aires iba a salir en el programa. Hay cosas que no se me olvidan, como por ejemplo que Larry de Clay me dijo que cuando Marcelo me pusiera el micrófono yo se lo agarrara y me pusiera cantar. No le saqué el micrófono, sino que finalmente se lo sacó el humorista y me lo dio. Empecé a cantar solo una canción de Daniel Agostini”, recordó.

Además de la desinhibición que tenía para cantar, al conductor le llamó la atención la soltura que tenía para contestarle. “Cuando terminé de cantar Tinelli empezó a preguntarme si me gustaban otros artistas de cumbia y ahí le nombro al Grupo Red. Me dijo ¿querés cantar con Red en el programa? Le respondí que sí y dos días después me trajeron la banda”.

En esa segunda presentación se terminó de ganar a los televidentes… ¡es que hasta se sabía los pasos del grupo!. “A Javito (Orlando Javier Torres, líder del grupo) ya lo conocía porque ya había cantado con el acá, por eso ya me sabía los pasos. En esa época no existía YouTube era sólo cassette y CD así que no había otra forma de aprender las coreografías que no fuese viéndolos en vivo”, agregó.

Las repercusiones de su participación en VideoMatch

Más allá de su posición de “agrandado”, no dejaba de ser un niño. “En ese momento no tenía noción de lo que realmente pasaba, era muy pequeño. Era más un juego para mí que otra cosa, era jugar a cantar y estar en el programa de la tele. Más allá de todo, nunca dejé la música, de hecho vivo de ella desde los 14 años”.

El gran boom llegó hace apenas unos años. “En el 2017 Marcelo republicó el video en sus redes sociales y ahí fue explosión. Hasta ese momento tenía el video en VHS de recuerdo pero nunca me imaginé que iba a salir a la luz y que iba a tener la masividad que tuvo. Ahí sí noté una gran repercusión ya que en dos días tuvo cinco millones de visualizaciones ¡fue una locura!. Me empezaron a buscar por las redes sociales y sirvió muchísimo para que la gente me vea y sepa lo que hago hoy en día. Hoy las redes te acercan a todo, así que de una u otra manera me sirvió muchísimo que saliera el video porque me empezó a buscar mucha gente”.

Por entonces formó una banda llamada Chamma pero no duró mucho tiempo, aunque fue una plataforma para otra gran oportunidad. “Me surgió la posibilidad de estar en La Otra Dimensión, que es una banda que formaron Ariel Puchetta y varios de los músicos cuando se fueron de Ráfaga; que mientras tanto quedó liderada por Rodrigo Tapari. Pero cuando él decidió seguir su camino solista, Ariel volvió a Ráfaga y La Otra Dimensión se quedó sin cantante. Ahí tuve la propuesta de participar y ser la voz junto a otro chico que es el ex cantante de Los Totora”.

El coronavirus lo cambió todo

Como para muchas personas, la llegada de la pandemia marcó un antes y un después en su vida. “Estuve dos años con La Otra Dimensión hasta que empezó el covid-19. En ese momento estábamos muy bien de trabajo pero se paró el planeta y cada uno siguió su camino. Yo seguí por mi parte como solista hasta la actualidad”.

Más allá del parón que significó el aislamiento para los músicos, Nicolás prefiere ver el vaso medio lleno. “La cuarentena se aprovechó para abrir la cabeza, generar canciones nuevas, temas propios. Si bien tenía algunos compuestos, no había producido ninguno o por falta de tiempo o por la vorágine del día a día. La cuarentena sirvió para estar en casa, encontrarse con uno mismo, agarrar los instrumentos”, reflexionó.

La nueva forma de hacer música

Más allá de que se dedique a cantar como solista, tiene una productora, Koala Music, y una banda que lo acompaña: Lucas Lanchas (director, productor musical y tecladista), Cristian Castro (guitarra), Santiago Carbajal (bajo), Santiago Kornuta (güiro), Juan Fabialdo (timbal), Nacho Alvarez (congas) y Esteban Portnoy (bateria).

Ahora estamos produciendo nuevos temas. Se vienen tres canciones que son muy lindas y ya están grabadas, solo falta rodar los videos. Creemos que en dos meses ya las vamos a largar, porque tampoco queríamos lanzarlo en plena pandemia porque no le íbamos a poder sacar el jugo. Hoy en día ya no se usa el disco, ya perdió esa fuerza. Hoy se largan singles y cuando se completa el disco se le pone nombre al álbum”, explicó Nico.

Al estar todos los músicos en la misma situación, eso les sirvió para crear lazos entre ellos y hacer colaboraciones. En este tiempo ha grabado con Rodrigo Tapari, con el grupo La Kuppé, Oh Romeo, Agrupación Marilyn e incluso va a sacar dentro de un mes una canción con Magui Olave, la prima del Potro Rodrigo.

Hacemos colaboraciones para no estar inactivos. Hace una semana saqué una con una banda amiga de la plata llamada Oh Romeo, un enganchadito de Los Auténticos Decadentes y esta semana grabamos un madley de Luis Miguel con un DJ de acá de La Plata”. 

La familia sigue siendo todo

En sus comienzos, el apoyo de sus padres fue fundamental para que pudiese forjar su carrera. “Mis viejos hasta el día de hoy tienen el 80% de la responsabilidad de mi carrera. Me acompañaron siempre desde chiquito a las clases de canto, a los casting y a las presentaciones. Siempre cuento que no somos una familia de gran poder adquisitivo, pero ellos se rompieron el lomo para que yo pudiera estudiar y ayudarme a que creciera con mi sueño de ser cantante”, reflexionó.

Hoy, a sus 28 años, ya está casado y se transformó en papá de Enzo, Lucía y Clara. “Mis hijos son chicos todavía. Obviamente les gusta la música porque están empapados de eso pero son chicos para cantar. Tienen 9, 5 y 2 años y ya sé que yo tenía menos cuando comencé, pero yo los veo chiquitos. No los obligo, si les gusta bien y sino que vayan por otro lado. Me encantaría que siguieran por el lado de la música, pero quiero hacer con ellos lo mismo que hicieron mis padres conmigo. Mis viejos jamás me obligaron a ir a una clase de canto o a un programa siempre fue porque yo quería”, sentenció.

Así cantaba Nicolás Nievas con el Grupo Red en Telefe

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos