Christian Sancho es uno de los actores que pasó por grandes producciones como Rebelde Way, Provócame, Botineras y Dulce Amor, entre otras novelas de Telefe y Canal 13. Tras alejarse de los medios de comunicación y de las cámaras en general durante la pandemia de coronavirus, el también modelo nacido en Rosario ahora encontró un emprendimiento totalmente fuera de su zona de confort, al cual le va muy bien. 

Convertido en un empresario de los accesorios de la moda, el actor de 47 años aseguró haber "hecho una pausa en la actuación". "Ahora tengo que ponerme la orden del día en un laburo, en el cual tenía que cumplir un horario o despertarme en un lugar distinto todos los días, porque antes en tu rutina no estaban acostumbradas o eran distintas", contó en una entrevista que le hizo producciones Wolf, para Crónica HD.

Christian Sancho (Instagram).

Días antes de que se frenara la actividad mundial por el avance del Covid-19, Sancho estaba en El festival de Cine de Málaga para filmar una película. Sin embargo, las restricciones y medidas sanitarias hicieron que la grabación del film se cortara y tenga que volver a Argentina. 

 

El nuevo emprendimiento

Tras la pandemia de coronavirus, el artista rosarino decidió ir para adelante con este emprendimiento de venta de accesorios de moda. "Gracias a Dios fue mi única fuente de ingresos, porque mi laburo se había puesto en pausa", dijo el actor, que participó de "Mi hermano es un clon", en 2018, la última vez que se lo vio en televisión. 

Con respecto a las pulseras de "fantasía" que hace su emprendimiento, Christian advirtió que es necesario que los productos a la venta tenga "buen precio, muy buena calidad y que tenga la posibilidad de que le guste a todo el mundo".

 

La película que Sancho estrenó en el Festival de cine en España se llama "Un crack", en la cual participó el ex jugador de la Selección argentina Maximiliano Rodríguez. La producción fue subida más tarde a la plataforma de Amazon Prime, donde obtuvo una buena cantidad de reproducciones. 

 

Resiliencia y luchar las adversidades de la vida

Cuando era chico, el actor tuvo una caída muy estrepitosa. Se golpeó el mentón y sufrió varias convulsiones. Los médicos debieron internarlo y dejarlo en coma inducido. Luego de eso permaneció en terapia mucho tiempo.

Al recuperarse y obtener el alta médica, al rosarino le quedaron secuelas. Entre ellas, padeció de tartamudez y otros trastornos del habla, que debió ir tratándose con el tiempo. "Cuando tenés seis u ocho años, no está bueno estar en un salón y que los chicos se te rían, te carguen", recordó.

Además de eso, Sancho contó que debió dejar de hacer actividad física y no tenía la vida que tiene hoy. "Fue un gran aprendizaje de cómo ante la adversidad, uno tiene que ir a salir adelante"

 

Por último, contó que cuando empezó a trabajar en Versace como modelo de la marca de ropa y perfumes, él no tenía "ni idea" de qué era. "Cuando uno está en el top de la vida, una agradece lo que le da, e incluso, la va ayudando. La mejor manera de hacerlo es encontrarse en esos lugares de aprendizaje y resiliencia", consideró.

"Cuando perdés el hambre y la calle es muy fácil entrar en la zona de confort y muy difícil salir de ella. Yo prefiero siempre salir constantemente", reflexionó sobre llegar a nuevos horizontes y sobre aprender a reinventarse, para hacerle frente a la adversidad. 

Ver comentarios