Belén Tavella es una atleta que integra la delegación que están representando a la Argentina en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. La joven bonaerense hará su debut en la madrugada de este miércoles en yachting, en la clase 470 junto a la misionera Lourdes Hartkopf.

Cada uno de los 177 atletas argentinos que representan al país en la máxima cita deportiva en tierras niponas tienen detrás suyo un largo recorrido. El cual está forjado por años de dedicación y perfeccionamiento en sus diferentes disciplinas. El deportista amateur sabe muy bien aquello que dejó de lado o postergó por seguir su pasión. 

La velera Belén Tavella es bioquímica. Se recibió en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y después obtuvo una beca en el Conicet para ser investigadora. Hace unos años lograba coordinar sus horarios para poder desempeñarse como atleta y avanzar en su doctorado en Biología Molecular. 

Sin embargo, en 2019 llegó el momento en donde tuvo que optar entre dedicarse por completo al yachting o seguir progresando en su carrera universitaria. Fue entonces cuando Tavella decidió renunciar a su beca en el Conicet para poder ganar experiencia junto a su compañera de equipo en diferentes competiciones alrededor del mundo.

La pasión de la bonaerense por este deporte se despertó luego de haberlo practicado en el Club Naútico San Isidro, del cual era socia desde que era una nena. Allí practicaba algunos deportes pero a través de sus papas y su hermana se interesó por este deporte cuando tenía sólo 8 años y esa pasión continúa hasta el día de hoy.

"Siempre iba al Club Naútico San Isidro, del que era socia.Estaba todo el día ahí con mis papás y con mi hermana, que iba a navegar. Yo la veía a ella haciendo eso todo el día, me parecía divertido y quería hacer lo mismo", recordó en una reciente entrevista.

Y agregó: "Cuando cumplí los 8 años, que es la edad mínima con la que te dejan empezar a navegar en Optimist, me anoté en la escuelita. Me gustó y no paré más".

Pasó su adolescencia participando en algunas competencia de Vela. Pero según explicó lo hacía "por diversión". Hasta que en 2011 se consagró en un campeonato mundial disputado en nuestro país. 

Ese momento fue un punto de quiebre en su carrera. Percibía que podía competir por cosas importantes en su deporte favorito pero también le interesaba seguir adelante con los estudios universitarios. Entonces antes y después de un certamen usaba su tiempo libre o de descanso para estudiar.

"En ese momento se podía hacer las dos cosas a la vez. Cuando hice el CBC en la UBA navegué un montón porque la carga horaria era baja. Después se me complicó, pero por suerte siempre pude ir haciendo las dos cosas. Por ahí teníamos un campeonato, entonces me llevaba los libros al club, terminaba de correr la regata y estudiaba", destacó en una nota con Tyc Sports.

No obstante, cuando ingresó en la clase 470, una categoría olímpica, optó por dedicarse por completo y dejar pendiente su doctorado, el cual estaba realizando en el instituto INGEBI del Conicet y espera retomarlo una vez que finalice su participación en Tokio 2020.

"A nivel olímpico necesitas todas las horas que puedas arriba del barco y llegó un punto en el que ya no podíamos rendir al máximo en ninguna de las dos, entonces elegimos dejar nuestra profesión, al menos por un tiempo, para poder dedicarnos a full a la campaña olímpica", resaltó.

Participar en un Juego Olímpico era un sueño que Tavella tenía desde chica, pero siempre le había parecido imposible, como algo muy lejano de conseguir.

Tras conformar varias duplas con otras veleras, encontró en la misionera Lourdes Hartkopf, a una compañera logra potenciar sus virtudes y con la cual obtuvo el boleto a la cita máxima del deporte tras coronarse en el Sudamericano de 470, que se disputo en el 2020 en Mar del Plata.

Por su parte, este primera participación en los Juegos Olímpicos serán importantes para adquirir experiencia y sobretodo poder medir ante los mejores competidores del mundo. 

"Es un sueño que me parecía imposible y se hizo realidad. Me pasa un poco como cuando gané el Mundial, todavía no caigo. Sí por la preparación que venimos teniendo, pero no sé qué se siente. Cuando esté allá creo que va a ser una experiencia increíble", resaltó.

Al ser consultado sobre la importancia de representar al país en Tokio 2020, Tavella afirmó que: “Siempre es un orgullo, una responsabilidad y una emoción muy grande. Nos emociona mucho ver nuestra bandera pegada en nuestra vela y nos motiva a hacer lo mejor que podemos”.

Por último, la dupla Hartkopf-Tavella participará en la madrugada (02.50hs) de este miércoles en el país nipón en la clase 470. La misma que le dio a la Argentina dos medallas olímpicas gracias a Javier Conte y Juan De la Fuente en Sidney 2000 y Juan De la Fuente y Lucas Calabrese en Londres 2012.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos