Por Daniel Beylis
paranormal@cronica.com.ar

Sucedió en 2017. En una tumba ubicada muy cerca de las denominadas "líneas de Nazca", en el corazón incaico del Perú, se generó una gran repercusión. Allí se descubrió un conjunto de "momias extraterrestres", algo nunca antes visto.

Según la palabra de los expertos, estos cuerpos encontrados tenían una antigüedad de 1700 años y eran restos de "seres no humanos", considerando que tenían tres dedos y un cráneo alargado. Esta teoría fue mutando con el correr de los meses, a tal punto que la comunidad científica cuestionó la veracidad del llamativo descubrimiento.

Los motivos

Los especialistas en la materia dijeron que los extraterrestres momificados tenían ADN humano y podrían haber sido creados para parecerse a seres extraterrestres utilizando los restos momificados de los humanos enterrados en la antigüedad. Inclusive el Congreso Mundial de Estudios sobre Momias elevó públicamente su preocupación por el hallazgo, argumentando que se trataba de pseudociencia.

De todos modos, la problemática y las versiones cruzadas no culminaron. Es que recientemente un nuevo estudio realizado por un reconocido investigador británico demuestra que tales momias podrían ser realmente una nueva especie de humanos.

Steve Mera, el hombre que generó revuelo por su investigación, utilizó puebas de ADN y de carbono 14.

Los resultados de la prueba determinaron que la momia era 98.5 por ciento "primate" y 1.5 por ciento "desconocida", una composición genética similar a los seres humanos de la actualidad.

Vale remarcar que a mediados del 2017, Mera y su colega Barry Fitzgerald, con quien fomentó una buena relación, viajaron hacia Perú para analizar a María, como fue apodada una de las antiguas momias.

Allí descubrieron que tenía todos los órganos como un ser humano normal, aunque también observaron unas características increíbles, con dientes caninos, ausencia de ojeras y crestas dérmicas horizontales.

El doctor Steve Mera y su equipo, tras estudiar los hallazgos, llegaron
a conclusiones que fueron cuestionadas por varios de sus colegas.


"Podemos confirmar que tenemos constituye un descubrimiento increíble. Hay otras partes interesadas en convencer al público en general de que todos los cuerpos representan seres reptiles híbridos que viven y respiran. Esto simplemente no es cierto y debe terminar" 

Tomamos este caso para refutar muchas de las afirmaciones no científicas de que estos cuerpos misteriosos eran en realidad "extraterrestres" en su origen, y hemos logrado hacer exactamente eso, excepto por el gran cuerpo de María.

Estábamos en comunicación con el alcalde de Nazca, quien quiere que los cuerpos sean liberados y colocados en un museo en esa ciudad.

Las autoridades continúan buscando los cuerpos e incluso han desarrollado una fuerza especial llamada "Grupo de trabajo Wawita", remarcó Mera.

El británico mencionó a los resultados de la investigación del Konstantin Korotkov, profesor de informática y biofísica en la Universidad Politécnica de San Petesburgo, quien aseguró que las momias de tres dedos no son de origen terrenal. Y después de que se diera a conocer el informe del Dr. Korortkov, muchos teóricos de la conspiración alegaron que el gobierno está ocultando intencionalmente la existencia de extraterrestres.

Diferencias

Además de poseer sólo tres dedos en cada mano, los cuerpos momificados muestran diferencias en la forma de la cabeza.

Un caso que puede cambiar la historia

La imagen de una radiografía de una de las momias encontradas.
Cuando aparecen casos que conmueven a la humanidad, suele generarse controversia. Si bien algunos no se atreven a darle la entidad que se merece, Mera cree que su descubrimiento podría cambiar nuestra historia, o por lo menos lo que la ciencia explicó hasta el momento.

De todas maneras, si bien desacredita la investigación de Konstantin Korotkov, podría ser que ambos tuviesen sus razones. Es que podría tratarse de una nueva especie de humano y su origen podría ser extraterrestre. Tal vez sea una de las primeras modificaciones genéticas hechas por diferentes civilizaciones de otros mundos para poblar la Tierra en el pasado.

Pero lo que está claro es que de nuevo la comunidad científica queda en evidencia y que todo lo que nos explicaron sobre nuestros verdaderos inicios sería una bonita historia para una novela de ficción.

¿Esta nueva investigación demuestra que nuestro origen es extraterrestre? ¿La ciencia nos mintió o manipuló? Las preguntas, por el momento, no tienen respuesta. Eso sí, al gobierno peruano le pidieron que proteja los restos para seguir analizándolos.