Desde la aparición de este suple, la temática paranormal ha sido una constante. A lo largo del tiempo se plantearon investigaciones, casos, fenómenos, misterios e imágenes que no suelen tener una explicación racional o científica. Y muchos solicitan cada semana aclaraciones, explicaciones detalladas y definiciones que se tratarán de aclarar en estas líneas, a partir de otros aspectos no focalizados, pero siempre en la búsqueda de autenticidad de una aparición, para llevar adelante una investigación que requiere de tiempo, habilidad, conocimientos, paciencia y hasta suerte para llegar al objetivo deseado.

La palabra "fantasma" viene del griego y significa "mostrarse" o "aparecer". Se podría definir como un fenómeno sensorial que genera reacciones de por sí traumáticas, que asustan a quienes se cruzan con uno.

Una típica imagen de poltergeist. 

Otros, en vez de aterrorizarse, viven en la continua búsqueda de esas entidades etéreas. Para iniciar una investigación consciente y minuciosa se deberá buscar las causales naturales o sobrenaturales que pueden dar lugar al hecho que motiva el estudio. Los ruidos fantasmales suelen ser provocados por elementos cotidianos, como sonidos de una casa (vibración de puertas, ventanas, vidrios o griferías) o de la calle, los climáticos (lluvia, truenos, viento), las mascotas, los pájaros, los roedores, todo puede contribuir a generar el clima convocante para una aparición.

Por esto, el investigador debe mostrarse escéptico ante explicaciones que suenen sospechosas. Pero se debe también considerar todo lo que hasta entonces se sabe de los fantasmas: su existencia es aceptada con naturalidad en casi todas las culturas, desde siempre. Apenas una infima porción cientificista reniega de esa creencia, cuando hasta las más calificadas universidades del mundo se dedican al tema.

¿Qué es un fantasma?

Algunos libros lo definen como "figura de una persona muerta que se aparece inesperadamente ante seres vivos". Sin embargo, la palabra ha adquirido otros sentidos, como por ejemplo el de "persona entonada o presuntuosa" o el de "imagen de un objeto impreso en la fantasía". Frederick W. H. Myers, uno de los primeros investigadores psíquicos, se refería a la noción de "vestigio" que posee el concepto de fantasma, cuando los caracterizó como "una manifestación de energía personal persistente", conclusión a la que llegó tras estudiar gran cantidad de datos.

Existen muchas pruebas de que ver y oír una presencia fantasmal es una experiencia muy común. En 1889, la Society for Psychical Research, de la que Myers fue socio fundador, inició una investigación de experiencias de apariciones, basada en lo siguiente: ¿Alguna vez, creyendo estar despierto, tuvo usted la clara impresión de ver o ser tocado por un ser viviente o un objeto inanimado, y esa impresión, por lo que usted sabe, no se debió a cualquier causa física externa? La respuesta no es obvia... Cerca del 10% de los 17.000 encuestados fueron afirmativas. Otras encuestas en varios países confirmaron este porcentaje.

Un fantasma en una galería. 

Por otra parte, el investigador G. N. M. Tyrrell, en su libro "Apparitions" (Apariciones), de 1943, identificaba cuatro grupos con base en conductas de los fantasmas, mucho mejor conocida que su propia naturaleza.

El primer grupo lo conforman las apariciones que frecuentan habitualmente un lugar determinado. No suelen provocar miedo, son inofensivos y a veces llegan a ser tratados como un miembro más de la familia. Existen numerosas pruebas fotográficas que respaldan su existencia. Ya se ha dicho que existen muchas fotos de fantasmas tomadas en iglesias: de monjes, de clérigos, de fieles arrodillados. Hay sobrados casos que lo acreditan. La segunda categoría son las apariciones post-mortem. Suelen tener lugar poco tiempo después de la muerte de un ser vivo, y no acostumbran a estar relacionadas con un lugar o un acontecimiento concreto.

En tercer lugar están los considerados casos "críticos": la aparición de alguien que está viviendo una experiencia importante, probablemente desconocida por el testigo, como puede ser un mal incurable, un grave accidente, y obviamente, el fallecimiento, siempre clave en este tema. La última categoría es la aparición menos conocida y quizás la más sorprendente: la inducida experimentalmente. En estos casos, ese espíritu no es el de un muerto o moribundo, sino el de alguien que está vivo e intenta deliberadamente hacer que su imagen se haga visible a otro.

Los fantasmas cuya existencia ha sido comprobada de forma más fehaciente, y que son considerados genuinos por los investigadores serios, presentan generalmente ciertos rasgos comunes. Obedecen a las leyes de la perspectiva, según el punto del espacio desde el que se los contempla; parecen sólidos; se reflejan en los espejos y producen ruidos sincronizados con sus movimientos (voces, pasos, golpes). En general dan la impresión de ser tan reales como seres vivientes, pero sólo durante un período limitado. Su presencia también puede provocar una súbita sensación de frío, aunque a veces también se eleva la temperatura, y una vez que desaparecen los niveles vuelven sobre sí...

Pero para entender más aún la definición hay que considerar la definición del padre del espiritismo, Allan Kardec, cuando habla del periespíritu. Lo define con claridad en el "Libro de los espíritus": "El espíritu se encuentra revestido de una sustancia vaporosa para ti, pero aún muy grosera para nosotros; bastante vaporosa, sin embargo, para que pueda elevarse en la atmósfera y transportarse hacia donde quiera".

Y sigue: "Así como el germen de un fruto se halla circundado por el periesperma, también el espíritu propiamente dicho esta rodeado de una envoltura que por comparación podemos denominarla periespi ritu".

La definición de los poltergeist (del alemán "poltern", hacer ruido, y "geist", espíritu) indica que son un fenómeno de paranormalidad que engloba a cualquier hecho perceptible, siempre que sea naturalmente violento e inexplicable, desde la física, producido por una entidad o energía imperceptible. Se suele utilizar para definir aquellos acontecimientos violentos que suceden en un lugar, en principio, encantado y para los que no existe una causa aparente que pueda describir la ciencia. Ruidos inexplicables, movimientos de objetos inanimados, materialización, desaparición de comida, olores extraños y ataques físicos. Siempre están ligados a una persona en particular, y de alguna forma se provocan a través de un ser viviente, por lo que durante mucho tiempo se creyó que era una actividad psíquica.

Muchos fantasmas suelen ser vistos por más de una persona al mismo tiempo, aunque no siempre por todos los presentes. Es suficiente para descartar la posibilidad de engaño o error, pero la verdadera naturaleza de la aparición sigue siendo un misterio. No tiene por qué ser un espíritu desencarnado; podría ser un fenómeno "intersubjetivo", creación conjunta de las mentes de quienes lo ven. Una aparición suele proporcionar pruebas claras de su naturaleza no física. Puede atravesar paredes; a veces aparece y desaparece por puertas también fantasmales que se abren y se cierran mientras las puertas "reales" están cerradas; pueden ser transparente y desvanecerse. Sin embargo, parece claro que esos inasibles espectros pueden ser registrados por una película fotográfica, cámara de video o grabadores de sonido. Existen, como hemos visto, muchas pruebas de este tipo, aunque pocas son convincentes.

Ver más productos

La intimidad de Néstor Kirchner

La intimidad de Néstor Kirchner

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la Madre: ideas y regalos

Día de la madre: ¿buscás regalo?

Día de la madre: ¿buscás regalo?

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Ver más productos