La Cámara Federal de Casación Penal le revocó el beneficio de la prisión domiciliaria al ex jefe de investigaciones de la Policía Bonaerense y genocida condenado Miguel Etchecolatz, quien deberá volver a una cárcel común, informaron fuentes judiciales. 

La cárcel es el "logro del pedido de toda la sociedad"

La presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, remarcó que el regreso a la cárcel común del represor Miguel Etchecolatz se dio gracias "al clamor, no sólo los vecinos de la casa lujosa que ocupaba este personaje, sino también porque toda la sociedad sabe qué clase de persona es y qué errores y delitos graves ha cometido". 

Ante la decisión de la justicia de quitarle a Etchecolatz el beneficio de la prisión domiciliaria, el represor "deberá volver tras las rejas porque ha cometió delitos de lesa humanidad de una gravedad absoluta, por lo tanto no se le debe contemplar ningún tipo de privilegio", expresó Carlotto.

Y aclaró: "Etchecolatz es un delincuente feroz; no estamos hablando de cualquier preso social que por razones humanitarias le corresponde estar en su domicilio".

En cuanto a la determinación de la Cámara Federal de Casación Penal, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo la calificó como "una buena señal, ya que cuando se toma una decisión con fundamentos, otros jueces podrán tomar los mismos conceptos".

Actualmente, "hay más genocidas en sus casas que en la cárcel", advirtió Estela de Carlotto, motivo por el cual habló hace unos días con el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj a quien "le hemos manifestado la gran responsabilidad que tiene este Gobierno" en torno a este asunto.

"No es justo que tengamos que soportar la presencia de una persona que ha sido salvaje y que estando encerrado planificó la desaparición de Julio López", manifestó Carlotto, quien agregó que "si desde la cárcel hacen eso, qué no harán en libertad".