Al igual que la medicina, la tecnología, el arte y la ciencia, la gastronomía avanza y cada vez son mas los menúes que se pueden inventar con solo 3 ingredientes. Si bien el omelette existe desde que el mundo es mundo, hoy en día hay infinitas opciones de decorarlo y mismo con su ingrediente principal (el huevo) se pueden cocinar muchos aperitivos más. Hoy te mostramos los trucos para lograr la perfección en el clásico omelette de huevo. 

Este aperitivo soluciona la vida de muchos en esos momentos donde se está a las corridas y tenemos pocos ingredientes en la alacena. El omelette es una gran alternativa para comer rico, sano, nutritivo y sobre todo saciante. Solo se necesita huevo, aceite, leche y sal, 4 ingredientes que si o sí tenemos en nuestra casa a toda hora. 

El resto queda en tu creatividad. A continuación te mostramos el paso a paso para lograr el perfecto omeltte de huevo, pero podes decorarlo como mas te guste. Ponerle tomate, rodajas de jamón y queso y un poco de albhaca son una gran opción para un desayuno de reyes o un almuerzo fresco y saludable. 

Ingredientes

  • 2 o 3 huevos por comensal
  •  2 cucharadas de leche
  • Aceite de oliva
  •  Sal y pimienta al gusto

Preparación

  1. Contar con una buena sartén antiadherente para que no se pegue y quede delicioso. Recorda que podes hacer esta tortilla francesa completamente redonda o doblarla por la mitad.
  2. Coloca un chorrito de aceite en la sartén y llévala a fuego medio. Mientras tanto añade los huevos a un bowl, agrega dos cucharadas de leche para un resultado más esponjoso, salpimienta al gusto y remueve hasta obtener una mezcla perfectamente homogénea. Si quieres que el omelette de huevo te quede suave no remuevas demasiado, mientras más lo haces más consistente será.
  3. Una vez que el aceite esté caliente agrega el huevo a la sartén. El mismo comenzará a cocinarse, cuando los bordes estén ligeramente cocinados, levanta el omelette de un lado con una espátula permitiendo que el huevo que esté aún líquido se vaya a los bordes y se cocine. Voltea cuando esté casi lista.
  4. Si te gusta el omelette suave y no demasiado cocinado puedes dejarlo al fuego un minuto más y luego doblarlo por la mitad y retirarlo. Si por el contrario lo prefieres bien cocido, entonces deja que se haga hasta el punto que queres. Cuando esté a tu gusto retira de la sartén con la ayuda de una espátula o con un plato.
  5. Servilo como más te guste. Con rodajas de jamón, queso, tomate, panceta, etc. Ya seguiste todos los pasos, ahora solo queda tu creatividad e imaginación.