Un piloto alemán murió desdepués que su avioneta cayera en el río Vístula durante un espectáculo áereo denominado "VII Air Picnic" en la ciudad polaca de Plock.

Según fuentes, la víctima era representante de la compañía aérea Lufthansa y tenía mucha experiencia en este tipos de shows de acrobacia arriba de un Yak-52.

El fiscal que está investigando el incidente, le comentó a la prensa que los restos de la aeronave fueron recuperados a más de 8 metros de profundidad.

Los servicios de emergencia no lograron salvar al hombre, que sufrió graves heridas tras la caída de la vehículo aéreo biplaza en el agua.

Los especialistas no pueden creer como se vino abajo el Yak-52 en sólo 20 segundos, ya que contaba con todos los controles de seguridad correspondientes.

Personas que descansaban en el lugar grabaron imágenes a la distancia donde no se distingue la gravedad de lo sucedido.

Pero familias que estaban disfrutando del espectáculo, filmaron de cerca la situación y el terror que vivieron cuando parecía que el avión iba a caer en la zona de la costa, donde estaban disfrutando del show.