Se fracturó y debieron trasladarla al hospital. (Captura)

Efectivos de Rusia detuvieron a una mujer por manejar borracha y, cuando lograron encerrarla tras un intenso forcejeo, la señora continuó insistiendo en quedar libre y pateó las rejas con todas sus fuerzas. Como resultado, se quebró la pierna en dos. Las impactantes imágenes quedaron registradas y el video se difundió por las redes sociales. 

El hecho ocurrió en un cuartel policial situado en Velíkiye Luki, donde una mujer se salió de control al ser arrestada por conducir ebria y terminó fracturándose gravemente su pierna después de golpear las rejas en reiteradas ocasiones y de forma sumamente violenta.