El pequeño Giuliano Stroe no deja de sorprender. Tiene 13 años pero durante toda su corta vida se dedicó a moldear su cuerpo, hasta alcanzar una musculatura digna de un culturista. Sus largas sesiones de gimnasio fueron muy criticadas desde que se hizo famoso en las redes sociales, pero ni a él ni a su familia le importan.

El “niño más fuerte del mundo”, como fue apodado, nació en Rumania en junio de 2004 y cuando solamente tenía cinco años ya empezó a demostrar que tenía una fuerza hercúlea. Es que en 2009 batió su primer Récord Guinness, al bajar el tiempo en el que recorrió diez metros con un balón medicinal entre sus piernas.

Al año siguiente, pudo realizar 20 flexiones de suelo, con las piernas elevadas a 90 grados, con lo que mejoró, por mucho, marca anterior, que se ubicaba en 12 segundos. Además de entrenar en un gimnasio, siempre bajo la supervisión de su padre, Stroe se convirtió en una estrella de las redes sociales, en las que ya tiene más de 4 millones de seguidores que admiran su fortaleza.

Cuestionamientos

Someter a un pibe desde sus primeros años a una rutina de levantamiento de pesas, entre otros ejercicios de fuerza, fue objeto de toda clase de cuestionamientos.

“Este tipo de entrenamiento puede alterar el crecimiento y aislar al niño y al adolescente del mundo social, provocando graves problemas en el desarrollo muscular y óseo”, explicaron especialistas, quienes agregaron que los daños se podrían agravar “por los impactos repetidos sobre una base ósea que aún no ha madurado, con la posterior alteración del correcto crecimiento”.

“En este caso, en el que la carga física se hace excesiva para la edad biológica del niño, el entrenamiento pierde el efecto beneficioso sobre el esqueleto y se convierte en traumatizante, alterando el crecimiento normal”, agregaron los médicos.

No todo es malo Pese a las dudas sobre el beneficio de semejante práctica, los profesionales también aclararon que hay elementos positivos. “El entrenamiento es altamente seguro si se realiza bajo la supervisión de un adulto calificado”, señalaron, aunque el caso de Stroe no parecería corresponder con esta premisa, ya que “prioriza el aumento desfasado del tamaño del músculo”.

Sin embargo, al adolescente no le importan los comentarios y sigue con sus rutinas extremas de ejercicios, bajo el control de su padre y a la compañía de Claudii, su hermano menor, quien sigue el mismo camino.


 

#workoutmotivation

Una publicación compartida de Giuliano Stroe (@giulianostr0e) el


 

Train HARD!! 4 KG! #GiulianoUno #bodybuilding #photooftheday #picoftheday #bestoftheday #workout #tbt #jj

Una publicación compartida de Giuliano Stroe (@giulianostr0e) el


 

sunday workout with my brother ��

Una publicación compartida de Giuliano Stroe (@giulianostr0e) el

 

Working hard #GiulianoStroe #uno #ilovemyfans #training #bodybuilding #bestoftheday #aesthetic #picoftheday #photooftheday #followme

Una publicación compartida de Giuliano Stroe (@giulianostr0e) el