Internet suele ser un lugar donde las personas se descargan como si estarían en una especie de “cerco de impunidad”. Quienes ofrecen bienes y servicios se ven bajo la lupa de los usuarios, que cuentan con aquel espacio que los acoge para poder expresarse libremente sobre sus experiencias de consumo.

Lo que sucede es que esas vivencias están siempre atadas a la subjetividad de cada uno, por lo que muchas veces pueden pecar de injustas. Quienes ofrecen el servicio, pueden optar por callar o por defenderse.

 

 

En una secuencia que se volvió viral en las redes sociales, una mujer dejó una reseña negativa en Google sobre un local de pizzas y el dueño estalló de bronca. “No tiene Wifi”, fue el escrito que acompañó a las sólo dos estrellas con las que puntuó la usuaria el servicio del negocio.

La respuesta del propietario del comercio no tardó en inundar las redes sociales por su tinte de descargo y profundo hartazgo: “Me acuerdo perfectamente de usted, señora”, comenzó diciendo el hombre, relatando que la clienta se acercó al negocio y preguntó si contaban con Wifi. Al recibir la negativa, la mujer se retiró prometiendo volver, pero nunca lo hizo.

 

“Aún así tiene los santísimos cojones de puntuarnos con dos estrellas sin siquiera haber probado nuestra comida”, le reprochó el dueño del comercio, remarcando que al puntuarlos no habló ni del producto “por el cual hemos recibido un certificado de excelencia” , ni de la atención, ni de la comodidad del lugar.

 

“No, no tenemos Wifi. Somos una pizzería, no un locutorio. No es usted más imbécil porque no se entrena dos veces a la semana”, estalló el sujeto llegando al final del comentario, y concluyó: “Si Google permitiera puntuar a gente como usted también le daría dos estrellas, no por no tener Wifi, sino por no tener cerebro”.

Los mensajes a favor y en contra de las partes del intercambio no demoraron en llegar y se generó un hilo con un sinfín de comentarios: “Tener wifi es parte del servicio, si no tenes wifi y el competidor hacer lo mismo que vos pero tiene wifi te gano, corta la bocha”, se manifestó el usuario @JonaPerey, dejando en claro que actualmente internet es un servicio básico de un comercio.

“Ya quiero ir a esa pizzería, no tienen wifi? Voy a comer pizza y tomar una fresca no a usar el cel”, defendió al pizzero el usuario @daviddg391. 

“Ese NPS gringo no recoge realmente la puntuación sobre la calidad de servicio sino la subjetividad del cliente. El cliente no siempre tiene la razón”, sentenció @maderodeivis

Ver comentarios