El hecho ocurrió el pasado jueves en el Wyndham Village Shopping Centre, un centro comercial ubicado en Melbourne, Australia. La mujer se encontraba de paseo junto a su marido y a su hija y decidió participar del sorteo de Powerball, lo que no sabía es que terminaría ganando 20 millones de dólares.

Mi esposo me dijo, ‘no pierdas el tiempo, nunca vamos a ganar'”, aseguró la mujer y luego relató que optó por una nueva estrategia para seleccionar los números que resultaron ganadores.

 

“Yo decidí mezclar las cosas, y en lugar de apostar a mis tres o cuatro juegos usuales, decidí optar por el Powerhit con números especiales que significaban mucho para mí“, explicó. El PowerHit es una entrada especial que incrementa las probabilidades de ganar. Los números ganadores fueron: 30, 23, 9, 22, 5, 28 y 18, y el número importante de Powerball resultó ser el 3.

Powerball es una lotería operada por Tatts Group bajo la marca principal "Lott" y sus subsidiarias con licencia. El premio mayor más alto del Powerball australiano fue de A $150 millones el 19 de septiembre de 2019. 

Powerball es una lotería australiana operada por Tatts Group.

 

Existen grandes diferencias entre las versiones australiana y estadounidense; en EE. UU., un boleto gana automáticamente al acertar el Powerball (el juego estadounidense tiene 26 Powerballs) mientras que en Australia se necesita un mínimo de tres números, siendo dos números regulares más el Powerball. El premio mayor estadounidense se anualiza (con una opción en efectivo), mientras que los ganadores australianos siempre cobran una suma global. Los premios de la lotería estadounidense están sujetos a impuestos, mientras que no se recaudan impuestos sobre los ganadores australianos de Powerball. 

La afortunada acertó la única entrada ganadora de la división uno.“Yo nunca pensé que ganaría algo grande. Yo usualmente acierto tres números, pero nunca nada más”, relató.

 

Desde que se enteró que ganó el premio mayor, la mujer no ha podido dormir de la emoción. Su esposo, sin embargo, parece superarla en incredulidad.

Mi esposo no creía la noticia de que ganamos, y bromeando me decía, ‘oh, ¡no seas estúpida!’. Pero luego solo me dijo, ‘oh wow, ¿es real?’, reveló. “Supongo que probé que estaba incorrecto”, añadió la residente de Melbourne.

Con las ganancias, la pareja espera ayudar a sus hijos y nietos a obtener viviendas.

Ver comentarios