Los modos en los que puede terminar una pareja son miles. Desde formas sanas como el común acuerdo, uno que deja al otro pero el segundo acepta el desamor, o formas más tóxicas como el engaño y el posterior sufrimiento de una de las partes.

Consecuentemente a la ruptura, llega la división de bienes. Aunque la pareja no esté casada, siempre se terminan compartiendo o comprando objetos en común que luego tienen que quedar en posesión de alguna de las partes.

En los casos de haber concluido “en buenos términos”, esas suelen ser situaciones que pueden añadir dosis de tensión o conflicto en una pareja que creyó que había cerrado un ciclo sanamente.

 

Es el caso de una pareja oriunda de Shanghái, de la cual el hombre se ha llevado la parte del despecho en la ruptura. Luego de que ella lo dejara, él desempolvó una enorme lista con un minucioso detalle que reflejaba los gastos que él había hecho supuestamente en ella.

Desde cosas absurdas como bocadillos, botellas de agua, y salidas a restaurantes hasta algunas cuestiones un tanto delicadas como cuidar a la madre enferma de su ex novia.

El listado englobaba un monto total de 60.147.025 yuanes, es decir 8.500 euros, más de un millón de pesos argentinos, plasmados en una prolija planilla de Excell que el hombre le envió con total descaro y discriminando también entre gastos compartidos y los que solo habían sido exclusivamente para la mujer.

 

El puntilloso listado estaba organizado con fechas y hasta horas y descripciones de gastos específicos para que no queden lugar a dudas, a modo de “prueba” que de cuenta de los gastos que había tenido en la ahora trunca relación.

En estos casos, como en muchos otros, las redes sociales suelen hacerse eco de las más diversas situaciones que terminan generando grandes debates - algunos profundos - sobre los vínculos de pareja.

Si los gastos deben ser compartidos, si el hombre debe pagar - debate que ya debería estar saldado - o cómo debe ser el comportamiento “sano” o esperable entre dos personas ante una ruptura.

Bocadillos, botellas de agua y salidas a restaurantes son algunos de los ítems.

En ese sentido, miles de usuarios de las redes comenzaron rápidamente a divulgar, compartir y opinar acerca de esta historia, haciendo hincapié en la avaricia del hombre, tomado completamente por el rencor y el orgullo.

Además, los usuarios no dejaron pasar el hecho de que la lista tenga detalles tan pormenorizados, lo que significaría que el hombre comenzó a realizarla desde el minuto uno de la relación, con una previsión inquietante acerca del futuro de la pareja, y como una carta muy bien guardada.

Ver comentarios