Una mujer sospechó una supuesta infidelidad por parte de su marido y decidió vengarse. Encolerizada, agarró una tijera y se metió por sorpresa en el baño, justo cuando se pareja estaba completamente desnuda y cepillándose los dientes. Acto seguido, le cortó el pene.


Está situación, que sucedió en China, se produjo por los celos enfermizos de la mujer, quien impedía al hombre hablar con amigas o colegas, según publicaron medios locales.

La víctima, identificada como Li, había discutido con su esposa y, minutos después, fue atacado, por lo que debió ser atendido de urgencia en el hospital con una incontenible hemorragia.

"Estábamos discutiendo y no me di cuenta de que estaba sosteniendo un par de tijeras", recordó Li a los especialistas en salud minutos antes de ser operado.

El doctor Cao Bo del citado nosocomio reconoció que una recuperación completa es complicada, al tiempo que sostuvo que las capacidades sexuales del paciente podrían verse afectadas de por vida.