Las fiestas de cumpleaños para los más chicos fueron evolucionando con el correr de los años. Ahora, las ideas son infinitas. 

Sin embargo, una nueva moda en Inglaterra causó indignación en las redes sociales. En algunos eventos se estila llevar un pony para que los más chicos puedan pintar su pelaje. 

El animal actúa como un lienzo blanco donde los chicos explayan su creatividad.

Sophie Tomlinson inició una campaña para frenar este tipo de fiestas. "Son una moda perturbadora. Imaginen estar atado, sin saber quién te toca y teniendo a extraños pintando tu pelo entre risas", disparó y luego agregó: "Es desagradable, irrespetuoso e injusto".

Otra usuario de las redes sociales aseguró: "Los niños deberían aprender que el lugar para dibujar es una hoja en blanco, no un hermoso animal".