Un hecho insólito y casi catastrófico sucedió en Japón. Un hombre se llevó sin permiso un pendrive de su trabajo con los datos privados de más de 400 mil personas y lo perdió tras una noche de borrachera. El sujeto reconoció su error y la empresa trabajó arduamente para evitar exponer a los miles de ciudadanos.

El hecho sucedió en la pequeña ciudad de Amagasaki, en Japón. Un empleado de la empresa Biprogy, de quien no se reveló su identidad, protagonizó una inusual situación cuando decidió llevarse un pendrive muy importante de su oficina.

Según el medio Vice, la unidad de almacenamiento en cuestión contenía los datos de todos los habitantes de la ciudad, cercana a Osaka, dado que la firma fue contratada por el gobierno local para indagar qué hogares de la ciudad cumplen con los requisitos para obtener subsidios y exenciones impositivas.

El pendrive contenía la información personal de más de 400 mil personas (Imagen ilustrativa).

Este trabajo era muy extenso y sobre todo confidencial. Es por eso que el empleado pensó que podría adelantar parte del mismo en su casa. Algo que sus superiores le habían pedido que no hiciera. El trabajador no acató los pedidos de sus jefes y se llevó el pendrive en su maletín.

No obstante, optó por pasar por un bar para tomar un trago antes de ir a su casa. Allí bebió más de la cuenta y terminó borracho. El empleado quiso regresar caminando a su hogar y se quedó dormido en la calle.

Al día siguiente, cuando se levantó se dio cuenta de que el maletín, en donde estaba guardado el pendrive, no estaba a su lado. En medio de la desesperación, avisó a sus superiores lo que sucedió. Principalmente porque esa información privada podría ser muy peligrosas en las manos incorrectas. 

La compañía Biprogy denunció a la policía el extravío de la unidad de almacenamiento. que contenía estos datos de los 465.177 habitantes de Amagasaki: Nombres y apellidos, Fechas de nacimiento, Direcciones, Datos fiscales y Números de cuentas bancarias, entre otros.

Además, las autoridades de Amagasaki, que habían entregado ese paquete de información sensible bajo un contrato de confidencialidad, publicaron un comunicado de prensa para explicar lo sucedido y disculparse con los residentes de la ciudad. “Pedimos profundas disculpas a los ciudadanos, a la ciudad y a todos los que están preocupados por las molestias que causó la pérdida de esta información relevante”, expresaron. Tras el comunicado, el ayuntamiento local recibió más de 30.000 llamadas de personas quejándose por lo ocurrido.

Finalmente, el empleado de Biprogy logró recordar qué había hecho luego de salir del bar y pudieron encontrar el maletín y el pendrive estaba allí. En tanto, las autoridades señalaron que no encontraron evidencia de intentos de acceder a la unidad de almacenamiento.

Ver comentarios