El hombre se enajenó cuando su equipo perdió el encuentro en el último minuto, y se descargó con el televisor. Ahora no sólo debe soportar las clásicas cargadas, sino que además deberá desembolsar una importante suma para reponer el aparato.