Con resaca y ganas de regresar a su casa a dormir, un empleado de un supermercado en el Reino Unido fingió desmayarse mientras atendía a una mujer en la caja. Según se especificó, el joven decidió contar la verdad de lo acontecido, un año y medio después. 

Desde su perfil en Twitter, el usuario @ElpedroThe2nd publicó el video captado por una de las cámaras de seguridad, ubicada justo arriba de su lugar en la caja registradora de la tienda.

En el mismo se puede observar que, mientras atiende a la clienta, el joven hace un gesto de llevarse la mano a la cabeza. En cuestión de segundos, mira hacia un lado y termina por desplomarse en el piso, donde quedó tumbado boca abajo.

En cuestión de horas el clip de video se viralizó en la red social alcanzando más de un millón de visualizaciones y más de 83.000 me gusta cuatro días después de haber sido publicado.

El usuario, que se tomó el tiempo de responder a los usuarios, relató que logró ser enviado a su casa y que le regalaron un refresco y una barra de chocolate.

También especificó que “un año y medio más tarde” le confesó a la mujer que atendió ese día la verdadera razón de su "malestar" y esta “se lo tomó bien”.