Silvina Soria tiene 35 años y se autodefine como “influencer sexual”. La mujer hace presencia en distintas redes sociales donde cuenta con miles de seguidores que la apoyan en su trabajo.

“Cuando era adolescente mi madre me llevaba a mí y a mi hermana más grande a los piquetes por tema de que había necesidad, no había nada para comer en mi casa”, comenzó relatando la mujer.

La influencer contó que en 2002, en Florencio Varela, algunos comedores comunitarios reclutaban gente para ir a los piquetes. “La gente que estaba con necesidades iba a los comedores y bueno, ahí los reclutaban”.

 

Según relató la mujer, que en aquel momento tenía 15 años, todas las personas que participan de los piquetes iban agrupadas en un micro hacia el lugar de la manifestación y una vez allí cortaban la calle.

“Había veces que teníamos que faltar al colegio para ir al corte porque nos amenazaban, si no nos presentábamos nos sacaban el plan o no nos dejaban ir más al comedor”, confesó.

La actual influencer sexual era miembro de la agrupación Aníbal Verón y después de tantos años de ir a los piquetes un episodio le cambió la vida. 

“En una marcha, un piquetero discute con mi madre y la mata. Entonces ahí fue cuando hicimos el click. Vendimos todo y nos fuimos”, contó y detalló: "El piquetero y mi mamá discutieron. Él la mató a cuchillazos. No era su pareja, era un compañero y discutían por un cargo dentro de la agrupación".

El asesinato sucedió cuando finalizó la marcha y el hombre estuvo detenido por el homicidio. Ese terrible episodio fue un antes y un después para Silvina, su hermana y su padre.

La familia decidió mudarse a otro barrio y conseguir trabajo. Además, cambiaron rotundamente su forma de pensar con respecto a las marchas y a los piquetes: “Nos lavaban el cerebro, nos tenían todo el día en la calle reclutando piqueteros”.

“Primero te ofrecían mercadería una vez por semana y después te daban el plan que eran $150 en ese momento”, detalló y aclaró que su madre estuvo un tiempo trabajando como de ama de casa en un hogar, pero la echaron y luego no consiguió más. Por esta razón se volvió piquetera. 

“Cuando nos mudamos salí a buscar trabajo y conseguí. Trabajé en una fábrica de helado, luego cómo cajera en un supermercado, después como vendedora de artículos electrónicos y también trabajé en una estación de servicio”, contó.

 Silvina Soria tiene 35 años y se autodefine como “influencer sexual”.
Silvina Soria tiene 35 años y se autodefine como “influencer sexual”.

Actualmente, trabaja en una "Shell", como playera, pero en este momento está de licencia. “Creo que hay trabajos, si salís a caminar, hay trabajos”, aseguró Silvia y aconsejó: “Sea de lo que sea, primero arrancas de algo, no te gusta, te vas y buscas un trabajo mejor”.

Cuando fue consultada sobre por qué hay tanta gente protestando en la calle por la falta de trabajo, la mujer contestó: “La gente que va a protestar no sabe ni para qué va, si le preguntan no saben para qué marchan”.

 

“La gente tiene necesidades, va a un comedor y ahí los reclutan. Los tienen amenazados y así nunca van a salir adelante”, aseguró. Con respecto a su trabajo como vendedora de contenido hot, la mujer de 35 años detalló: “Soy influencer sexual, publico imágenes en mis redes sociales y me siguen muchas personas en TikTok”

Pero eso no es todo, sino que además tiene su propia página web donde vende contenido erótico. En comparación con su trabajo como playera, aseguró: “Son picos y picos, he vendido mucho”. Cabe destacar que en muchas de estas plataformas donde se vende contenido erótico, la moneda que se usa es el dólar.

Ver comentarios