Un informe preliminar de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) de la Policía señala que el asesinato de Junior Israel Yunes Márquez, ocurrido en los exteriores del estadio Capwell, fue producto de una disputa entre facciones de la barra brava del Club Sport Emelec, de Ecuador.

El mismo reporte menciona que el deceso de Yunes, quien era conocido con el sobrenombre de Huevo Frito, ocurrió aproximadamente a las 00:40 del último domingo, sobre una esqina, cercana al desnivel de la calle General Gómez y avenida Quito, en el centro de Guayaquil, según publicó el medio local Diario El Telégrafo. Ahora ahí, colocaron una vela dentro de un vaso plástico junto a la huella de sangre que dejó el joven de 33 años eliminado a balazos.

Tras su terrible deceso, la facción a la cual pertenecía Huevo Frito, celebró en su honor un funeral "a todo trapo" donde no faltaron los temas del equipo, los bombos y platillos, además de aplausos y los tipicos fuegos artificiales como si festejaron un campeonato.

Detalles
Yúnez había sido amenazado de muerte el último año por Hernán M.M., conocido como el Negro Hernán, quien supuestamente disputaba el liderazgo de una de las facciones de la citada barra, comentó un pariente que prefirió la reserva de su nombre por temor al medio eluniverso.com.

En tanto, la misma publicación agregó que la última sentencia fue el pasado viernes, cuando el hombre acusado le reiteró que lo iba a matar, dijo el familiar.

Y al día siguiente lo asesinaron. Fue mientras Huevo frito conversaba con un amigo en la vereda frente al estadio de su club, al tiempo que un sujeto se bajó de una moto conducida por otro hombre y le efectuó un tiro en la pierna y dos en la cabeza.

Finalmente, El Negro Hernán, identificado por un testigo como la personas que realizó las tres detonaciones, fue capturado de inmediato por la policía.