Corrió al arquero y lo escupió
Final caliente en Porto Alegre