Tras el escándalo desatado el fin de semana pasado en la ciudad de San Luis, donde 10 personas fueron detenidas por asistir a misa, el obispo puntano Pedro Martínez salió a bajarle el tono a la polémica, al afirmar que se trató de un hecho aislado porque la mayoría de los sacerdotes respetan la cuarentena obligatoria.

“Es lamentable lo que ha pasado, a nadie le gusta que lo saquen de una iglesia, ni a las autoridades les gusta sacarlos de ese lugar. Lo que sí, me llama mucho la atención porque en la carta pastoral yo les pedí que llevaran a cabo las misas sin los fieles”, señaló el Obispo. Y continuó: “No me explico cómo es que pudo suceder este hecho fuera de lo previsto por la Diócesis".

El obispo dió su parecer (Gentileza Diario de la República).

El referente de la iglesia católica sanluiseña contó que ya tomó cartas en el asunto y que habló no solo con el sacerdote que ofició la celebración sino también con los fieles. “Hay buena intención de mantener la distancia social y cuidarse, pero es romper una regla objetiva. Todos estamos haciendo el esfuerzo, católicos y no católicos por respetarnos”, resaltó al Diario de La República.

El hecho

La misa en cuestión tuvo lugar en la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, ubicada en Aristóbulo del Valle y pasaje Zavala, y fue oficiada por el cura José Mendiano (79). De ella participaron unos 11 feligreses, entre los que había niños, mayores de edad y hasta dos ex policías. Uno de ellos, devenido en abogado, se mostró furioso al ser detenido y dijo antes los medios: “Hay que decirlo de una vez por todas. Esto es un gran circo, acá no hay pandemia”, dijo el ex comisario Enrique Miranda.

La denuncia fue realizada por los vecinos, quienes alertados por el movimiento que había dentro de la capilla pensaron que algo le había ocurrido al sacerdote debido a que es diabético, tiene problemas de presión y padece sordera. Jamás se imaginaron que allí adentro se estaba llevando a cabo una misa.

“Pedimos por la gente fallecida por coronavirus y por la salud de los infectados”, trató de defenderse el abogado Miranda al ser abordado por los periodistas cuando era subido al patrullero. Lejos de mostrarse arrepentido o pensar que su actitud podría haber generado la expansión del virus, Miranda fue contundente: “Todo esto es una gran mentira, una farsa. Esta es una prisión domiciliaria que sufre la gente de San Luis por el gobierno puntano y el gobierno nacional”.

También dijo que “la ley puede prever lo que quiera, pero en materia de de fe le compete exclusivamente a la Iglesia Católica”. Y no le tembló la voz en advertir que no piensa claudicar su fe: “Está equivocado el gobierno nacional si se piensa que nos vamos a arrodillar delante de él”.

Finalmente, los infractores fueron trasladados a la Comisaría 2°, donde se iniciaron las actuaciones por violar la cuarentena. Entre los apresados mayores de edad había 7 hombres y una mujer. Al cura, en cambio, se le tomaron los datos y el testimonio en la iglesia debido a su avanzada edad y a que camina con bastón. Todo ellos fueron imputados por inclumplir el artículo 205 del Código Penal.

Ver más productos

"Alberto es un tipo temperamental"

"Alberto es un tipo temperamental"

Tendencias para el fin de semana

Tendencias para el fin de semana

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: secretos y verdades

Evita: secretos y verdades

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Alberto Fernández: lo que nadie contó del presidente

Alberto Fernández: lo que nadie contó del presidente

Los primeros 1000 días de tu hijo

Los primeros 1000 días de tu hijo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Ver más productos