En la Escuela Técnica N° 3 un grupo de alumnos acecha, amenaza y hasta incluso agrede al resto de los estudiantes, aprovechando la pasividad de los directivos del establecimiento. En las últimas horas, uno de los jóvenes exigió que lo filmen mientras se realizaba cortes en sus brazos, en señal de reflejar poder e intimidar al resto de sus pares.

Por lo tanto, en primera instancias los padres de muchos menores que concurren al centro educativo mantuvieron una reunión con la directora. Pero al no obtener respuestas satisfactorias, diez de ellos decidieron cambiar a sus hijos de colegio. En la jornada de  este martes, cinco alumnos en compañía de sus padres confirmaron que no asistirán más a la Escuela Técnica N° 3 "Islas Malvinas", de la localidad bonaerense de Remedios de Escalada.

Por su parte, otros tres adolescentes solicitaron la documentación correspondiente para continuar sus estudios en otra entidad educativa. El motivo del retiro de esta decena de estudiantes radica en la preocupación de sus progenitores y la falta de resoluciones sobre el comportamiento violento de un menor, de 14 años, que concurre a segundo año, y que es secundado por otros cinco compañeros.

Al respecto, Roxana, mamá de un chico de 13 años, también recientemente retirado de la institución escolar, señaló a Crónica que "este nene viene molestando y agrediendo al resto para mostrar poder. Es una situación que se profundiza desde hace más de un año, mientras la directora no hace nada".

A su vez, la mujer reveló que este grupo "amenaza a los demás con las hojas de metal de los sacapuntas o los pedazos de hojalata, muchos oxidados, que se roban del taller". Justamente con un objeto cortante, el estudiante mencionado por Roxana se realizó varias heridas a lo largo de su brazo y al mismo tiempo, mostraba cómo lo hacía frente a un cómplice, de su misma edad, que lo filmaba con su teléfono celular.

El hecho fue advertido por un preceptor, quien le ordenó limpiarse las heridas en el baño, sin brindarle asistencia alguna. La intervención de la autoridad llevó al estudiante a "amenazar al resto con cortarlos con la misma hoja de metal porque se sintió expuesto". Este episodio impulsó a que muchos familiares del alumnado se convocaran y exigieran respuestas ante la máxima representante del establecimiento, el viernes pasado.

En aquella ocasión se sucedieron dos situaciones particulares, la primera vinculada a los intentos de la dirección por minimizar el desenvolvimiento agresivo del adolescente, y la segunda justamente cuando este advirtió la reunión, manifestó ante otro menor que "conmigo no se va a meter nadie y todos en algún momento la van a ligar".

Una expresión que da cuenta del incremento de la ola de violencia que tiene lugar dentro y fuera de la Escuela Técnica N° 3, puesto que el mismo grupo "rompe los vidrios de los autos estacionados con metales envueltos en trapo". Sin embargo, a pesar de que la misma dirección reconoció a este medio semejante estado de situación, no se han tomado medidas de prevención, y tres de los alumnos agresivos debieron ser sometidos a tratamientos psicológicos, no así el más temido, ni tampoco con acompañamiento psicopedagógico para su bien y el resto de los menores.

El adolescente se cortó para demostrar su poder.