El Mercado de Hacienda de Liniers y las ferias donde se rematan animales volvieron a operar tras el cese de comercialización de 14 días dispuesto por la Mesa de Enlace con un aumento general en los precios.

El índice general de precios en el mercado durante la jornada se ubicó en $177,86 por kilo, lo que significó una suba de $14,55 por kilo respecto a los $163,31 por kilo que se pagaron en la última jornada donde hubo operaciones previa al paro el 19 de mayo.

Respecto a las categorías de consumo, el índice novillo marcó un avance de $183,93 por kilo a $190,66 por kilo hoy, con máximos que alcanzaron los 200 pesos por kilo, mientras que el novillito se redujo de $202,11 a $201,66 por kilo.



Sin embargo, en este último punto, el máximo pagado fue de $230 por kilo.

Estos precios se replicaron en otras ferias que se dieron a lo largo del país, según marcaron agentes del mercado.

El vicepresidente de la Cámara de Matarifes y Abastecedores (Camya), Sergio Pedace, atribuyó el alza al cese de comercialización y al faltante de hacienda en los feedlots. "Ya se empieza a normalizar todo, con la operatoria de los mercados y las ferias, pero en el precio se mantiene el aumento", dijo. 

Asimismo, el viernes comenzarán a darse una serie de remates televisados de hacienda organizado por el Rosgan, con 3.000 cabezas a la venta, que continuarán la semana que viene con una oferta más nutrida.