Una verdadera controversia se generó en torno al uso de barbijos para enfrentar el avance del coronavirus en el mundo, ya que por un lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de mascarillas sólo en personas enfermas, pero por otro, comenzaron a circular algunos trabajos científicos en que opinan lo contrario.

El New England Journal of Medicine, publicó un artículo llamado Diez semanas para aplastar la curva y en el que su autor (Harvey Fineberg) enumeró “seis pasos para vencer al COVID-19 a principios de junio”, y el ítem número cinco es “repartir máscaras en toda la población”.

“Después de que todos los trabajadores de la salud tengan las máscaras que necesitan, el Servicio Postal de los EEUU y las empresas privadas dispuestas pueden unirse para entregar máscaras quirúrgicas y desinfectantes para las manos a cada hogar estadounidense. Si todos usan una máscara quirúrgica fuera del hogar, aquellos que son pre sintomáticos e infectados tendrán menos probabilidades de transmitir la infección a otros”, aseguró Fineberg.

Científicos recomiendan su uso (Twitter).

En la misma línea, George Gao, director general del Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), consultado en una entrevista con la revista Science acerca de qué errores estaban cometiendo otros países, sostuvo que: “El gran error en los Estados Unidos y Europa, en mi opinión, es que las personas no usan máscaras. Este virus se transmite por gotitas y contacto cercano. Las gotas juegan un papel muy importante: tienes que usar una máscara, porque cuando hablas, siempre salen gotas de tu boca. Muchas personas tienen infecciones asintomáticas o pre sintomáticas. Si usan máscaras faciales, puede evitar que las gotas que transportan el virus escapen e infecten a otros”.

En declaraciones a la cadena Fox News, Anthony Fauci, jefe de enfermedades infecciosas de los CDC de los EEUU, citó “información reciente de que el virus puede propagarse incluso cuando las personas simplemente hablan en lugar de toser o estornudar”. Días antes, Robert Redfield, también jerarca de los CDC, había señalado que hasta una cuarta parte de los infectados pueden ser asintomáticos.

“Los barbijos de tela para la cara deben ajustarse bien pero de manera cómoda, sujetarse con cintas o cordones que se enganchan en las orejas, incluir múltiples capas de tela, permitir respirar sin restricciones y poder lavarse y secarse en la secadora sin que se dañen ni cambie su forma”, aseguran los CDC.

Recomendaciones

La agencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos recomienda usar mascarillas de tela para la cara en entornos públicos donde otras medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener (por ejemplo, supermercados y farmacias), especialmente en áreas donde la transmisión comunitaria es significativa.

Los CDC también aconsejan el uso de barbijos de tela para desacelerar la propagación del virus y ayudar a evitar que las personas que podrían tenerlo y no saberlo transmitan el virus a los demás. Las mascarillas elaboradas con artículos de uso doméstico o hechas en casa con materiales de bajo costo pueden usarse como una medida de salud pública voluntaria adicional.

Sin embargo, advierten que no se deben poner mascarillas de tela a niños pequeños menores de 2 años, ni a personas con problemas para respirar, o que estén inconscientes o incapacitadas, o que de otra forma no puedan quitárselas sin ayuda.

“Estas mascarillas se deben lavar de manera habitual de acuerdo con la frecuencia del uso. Usar una máquina de lavar debería ser suficiente para lavar la barbijo adecuadamente. Por último, las personas deben tener cuidado de no tocarse los ojos, la nariz ni la boca al quitarse la mascarilla para la cara, y deben lavarse las manos inmediatamente después de quitársela”, advirtieron.

Ahora bien, existen instrucciones y materiales para confeccionar barbijos cosidos y sin coser, en el primer caso se requieren lo siguientes materiales: dos rectángulos de tela de algodón de 25x15 cm, dos tiras elásticas de 15 cm (o bandas elásticas, cordeles o cordones, tiras de tela o cintas elásticas para el cabello), hilo y aguja, tijeras. máquina de coser.

Cómo armar el barbijo

1. Cortar dos rectángulos de tela de algodón de 25 por 15 cm. Usar material de algodón de hilado apretado, como tela de acolchados o sábanas de algodón. La tela de remeras también puede funcionar. Colocar un rectángulo sobre el otro; el barbijo se cose como si fuera una pieza de tela única.

2. Doblar por los bordes largos y hacer un dobladillo de 0,5 cm. Luego hacer 1,3 cm en la capa doble de tela a lo largo de los bordes cortos y coserlo.

3. Pasar un elástico de 15 cm de largo a través del dobladillo más ancho a cada lado del barbijo de tela. Estas serán las tiras que se enganchan en las orejas. Usar una aguja larga o una horquilla para pasar el elástico a través del dobladillo. Atar bien los extremos.

4. Tirar del elástico con cuidado para que los nudos queden dentro del dobladillo. Juntar los costados de la máscara de tela para la cara sobre el elástico y ajustarlo para que el barbijo se ajuste a su cara. Luego coser bien el elástico para evitar que se deslice.

En cuanto al barbijo hecho con una bandana (método sin costura), los materiales a utilizar son los siguientes: bandana o pañuelo (o cuadrado de algodón de aproximadamente 50 x 50 cm), filtro para café, bandas elásticas (o cintas elásticas para el cabello), tijeras (si va a cortar su propia tela).

Armado del barbijo sin costura

1. Cortar el filtro.

2. Doblar el rectángulo de tela por la mitad. Poner el filtro en el centro de la bandana doblada. Doblar la parte de arriba hacia abajo, cubriendo el filtro, y la parte de abajo hacia arriba.

3. Colocar las gomas o cintas elásticas a 15 cm de distancia la una de la otra. Doblar los costados hacia el centro y colocar un extremo dentro del otro.
 

Ver más productos

Vendé tus productos en Cronishop

Vendé tus productos en Cronishop

La biografía definitiva de Evita

La biografía definitiva de Evita

No aflojamos: protegete del Coronavirus

No aflojamos: protegete del Coronavirus

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Ver más productos