Se vivieron momentos de tensión entre el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y el legislador Javier Pretto, a raíz de un pedido del cordobés para que se realice un nuevo recuento de los votos emitidos.

El resultado inicial arrojó 131 votos a favor, 123 votos en contra y una abstención. Sin embargo, hubo polémica por unos supuestos cinco votos mal contados, que finalmente se corroboró que eran solo dos que habían sido positivos pero en realidad fueron negativos.

Los protagonistas de la confusión fueron los diputados, Luis Beder Herrera, de La Rioja, y Graciela Navarro, de Santiago del Estero.

Por estas circunstancias, el resultado final fue 129 a favor, 125 en contra y una abstención.

Luego, Pretto pidió la palabra para que se revisen nuevamente esos supuestos "cinco votos" en cuestión y enfureció al presidente de la Cámara. "Sr Presidente, estamos en la presencia de una sesión histórica y se ha producido una confusión al final, donde usted mismo dijo que había cinco votos que no se habían contabilizado…", alegó.

A lo que Monzó, replicó: "Son dos votos… matemática. Dos votos, no altera la votación". Con más calma, el diputado cordobés, solicitó: "Sólo le pido los resultados finales de la votación".

Para concluir, el presidente de la cámara, sentenció: "¡Si a las 10 de la mañana usted necesita por dos votos el resultado final, es que estamos jodiendo!" y le sacó la oportunidad de hablar.

Sin embargo, una nueva interrupción fue protagonizada por el legislador de Chaco, Horacio Goicoechea, por el supuesto error en la suma total respecto a la votación. 

Monzó le respondió: "Acá estoy, diputado, soy yo el 256". El presidente de la Cámara cuenta como uno de los legisladores presentes en el recinto pero no emite voto.

El momento de la votación