"A esta reforma no la vamos a parar con una marcha, sino que lo vamos a hacer con un plan de lucha y por eso necesitamos de todos, para que armemos una nueva central que sea la que represente a todos los trabajadores y no los empresarios que están hoy en la CGT, sostuvo el delegado de izquierda de la Unión Ferroviaria, Sobrero. 

En el escenario ubicado en Plaza de Mayo, donde los oradores comenzaron a hablar poco antes de las 18, el dirigente cuestionó que “mientras esperamos los brotes verdes, hay una bicicleta financiera que la vamos a terminar pagando todos nosotros con hambre y desocupación”. Y agregó: “Por eso vamos a seguir en la calle”. 

Sobrero fue uno de los oradores en la marcha que coincidió con un paro nacional de estatales, y cuya convocatoria comenzó pasado el mediodía cuando las primeras organizaciones llegaron a las inmediaciones del Congreso Nacional.

De la protesta participó el sector de ATE que responde a Hugo Godoy (que en enero último rompió la unidad con Pablo Micheli, tras acusarlo de plegarse a las medidas de la CGT), la Corriente Clasista y Combativa (CCC), la CTA Capital, la CTEP, además del Suteba, el Sindicato de Neumáticos, el Polo Obrero y el Partido Obrero, entre otros.

Una Plaza de Mayo colmada, sin llegar a abarrotarse, vio llegar cerca de las 17 por Diagonal Sur, a una importante columna del movimiento Barrios de Pie, de las organizaciones -junto a ATE y el Polo Obrero- que más personas convocaron a la marcha

Mientras tanto, sobre Avenida de Mayo marchaba la columna principal que salió desde el Congreso pasadas las 16.30, encabezada entre otros por el Sindicato de Neumáticos, cuyo secretario general, Alejandro Crespo, cerró el acto acusando de “traidores” y “burócratas sindicales” a la conducción de la CGT. Les enrostró “pactar con Macri y los gobernadores, desde María Eugenia Vidal hasta Alicia Kirchner”. 

La FUBA y diversos centros de estudiantes universitarios marcharon sobre Plaza de Mayo, delante del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción, cuyos afiliados llevaron una pancarta gigante que se preguntaba: “¿Hasta cuándo la impunidad para Gerardo ’601’ Martínez?”, en referencia al titular de la Uocra, quien “ilustraba” la pancarta con una gorra militar. 

En medio de un calor que se hizo soportable luego de las seis de la tarde, abundaban los mates tipo tereré, los vendedores de helados y de cervezas, pero también los clásicos carritos con choripanes, tortas fritas y sandwiches de fiambres, apostados en el lugar desde horas antes de iniciada la movilización. 

En la manifestación se vieron pocos carteles caseros y muchas pancartas, como la que rezaba “no al pacto Macri- CGT que encabezaba la columna del Partido Obrero, que junto con el Polo Obrero lograba ocupar más de 100 metros de la avenida de Mayo. 

El movimiento Aníbal Verón era el último de la fila de organizaciones, ubicado en el cruce de la calle Chacabuco -a dos cuadras de la Plaza de Mayo- cuando comenzaron a hablar los oradores en el escenario.

En la plaza se anunció para el domingo una convocatoria al Obelisco, a la tarde, “para decir no a la OMC” (Organización Mundial de Comercio), en referencia a la undécima conferencia ministerial que tendrá lugar en Buenos Aires entre el 10 y el 13 de este mes. 

La manifestación se realizó tras la medida de fuerza de la semana pasada frente al Congreso Nacional y que llevaron adelante las dos CTA y un sector de la CGT, también para expresar su rechazo a las reformas planteadas por el Ejecutivo. 

El centro porteño no fue el único lugar de protesta. Hubo otras movilizaciones de distinta intensidad en provincias como Córdoba, La Pampa, Santa Fe, Mendoza, Misiones y Río Negro, entre otras.