Elaborado por la firma Oki OKi de San Francisco en conjunto con un productor de fernet artesanal de Traslasierra. Su creador aclara que no tiene graduación alcohólica, por lo tanto puede ser consumido por niños y se conseguirá desde la semana entrante.

La unión entre estas marcas surgió luego de conocerse en distintas exposiciones, y posteriormente surgió la idea, e inaginaron cómo quedaría un alfajor combinando los dos productos.

Entonces, nació Al Ferneé, cuyo nombre intenta emular el acento cordobés.

El simpático alfajor fue presentado esta semana en el marco de la Expoagro 2018. Combina estos alfajores con el fernet Beney, que se agrega en el dulce de leche. 

Gerardo Seghezzi, propietario de Oki Oki, describió así este producto innovador "cuando se degusta el alfajor, al final queda en la boca el gustito, como si te hubieras tomado un trago. Tratamos de buscar un equilibrio para que no sea tan invasivo, un toque justo que logramos luego de varias pruebas. Desde marzo del año pasado venimos con el testeo y cuando hace unos días nos dieron el RNPE (Registro Nacional de Productos Alimenticios), ya comenzamos con la estrategia de comercialización", explicó.

“La fórmula de nuestro fernet es más concentrada, entre otras cosas por el añejamiento de un año que lleva, entonces tiene más cuerpo y aroma. Al momento de preparar un postre o una copa helada, el sabor perdura. En el caso del alfajor, sin embargo, se requiere de una cantidad moderada porque de lo contrario hay que enfrentarse a un problema técnico, ya que se generan problemas con el envoltorio y también porque lo dulce tiene una actividad acuosa específica", agregó además Guillermo Beney.