La petrolera estatal que maneja el 60% del mercado modificará la manera en que fija los precios del combustible. En enero dejó de regir la fórmula de ajuste trimestral que regulaba los valores y, con el mercado liberado, YPF aplicará un esquema diferenciado, según demanda y disponibilidad, por barrio y el horario de venta.

La decisión que probablemente afecte a las zonas de menor consumo de combustibles, se asimila a la lógica con la que operan varias cadenas de supermercados que tienen distintos valores para un mismo producto de acuerdo al lugar de venta. A su vez, la petrolera estatal no informará más cada vez que realice una modificación en sus precios, como sí lo hacía antes.

En este marco, es inminente la suba de 6% promedio para todos los combustibles, aunque aún no está definido cuándo entrará en vigencia. Se calcula que el ajuste puede llegar una vez que YPF, líder del mercado, aplique su nuevo esquema comercial. "Vamos hacia una estrategia nueva. Los precios serán diferentes según la plaza, el momento de ventas, la disponibilidad de combustible, la oferta y demanda. Nada que ver con lo que se ve ahora", indicaron fuentes de la empresa.

Críticas de estacioneros

El Ministerio de Energía que conduce Juan José Aranguren apuesta a que estos cambios generen más competencia en los surtidores que empuje los precios a la baja, según transcendió. En este escenario, se suma al mercado local la holandesa Trafigura que compró las estaciones que eran de Petrobras.

Por su parte, el secretario de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (CECHA), Oscar Díaz, sostuvo este lunes que el sistema de precios diferenciados por barrio y horario de YPF "no tiene ninguna ventaja" y podría producir "un corrimiento de la demanda de combustibles".

"Esto puedo producir un corrimiento de la demanda de combustibles", adelantó Díaz en diálogo con radio La Red, acerca de la decisión de YPF de cambiar el sistema de precios. Díaz dijo que "dos localidades a 40 km de distancia es probable que el camión pase a cargar en el lugar más barato, esto puede favorecer a quien circunstancialmente tenga el combustible más ecónomico pero no le veo ninguna ventaja".

"Habría que preguntarle al que se le ocurrió esto porque según el horario que puedas o no cargar es un disparate. El combustible es un producto que tiene un precio de mercado y todos en mayor o menor medida somos consumidores de combustible", concluyó.