Por Luciano Bugner 
@lucianobugner 

El viernes 18 de diciembre de 2015, en Azopardo, se reunificaron las tres CGT (conducidas por Hugo Moyano, Luis Barrionuevo y Antonio Caló) para reclamar el bono navideño. El motivo cambió y la conducción no es la misma, pero el camionero y el gastronómico vuelven a jugar en el mismo equipo. Uno piensa en su retorno a la central obrera para "no entregársela al gobierno". El otro, hoy interventor del PJ, encabezará el rearmado de las 62 Organizaciones Peronistas.

Este martes, ante más de 60 líderes de extracción peronista, Luis Barrionuevo encabezó una reunión que se prolongó por dos horas. Fue en la Asociación Obrera Textil, ubicada en el barrio porteño de Boedo, y el objetivo del encuentro era hablar de la normalización del PJ, la cual tiene al gastronómico en primer plano. Sin embargo, la fragmentación sindical de hoy en día se puso sobre la mesa.

"La conducción de la CGT continúa hasta 2020", le dijo a Crónica uno de los líderes que ayer se sentó a la mesa de los textiles. La jugada no parece entenderse a simple vista, pero al hacer una radiografía cegetista se explica por qué quieren que continúe el triunvirato de Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña.

"La idea es que los gordos no se queden con la CGT. Es como entregársela al gobierno", se escuchó decir desde el entorno del camionero, quien retorna a Azopardo. En ese sentido, en la próxima reunión del consejo directivo estará presente Omar Pérez, quien hace menos de un mes, en una mesa chica entre la CATT y el MASA, advirtió que tenía mandato expreso para anunciar que no serían de la partida de la próxima integración. Pero Camioneros reculó.

"Hay que aclarar que quien vuelve es Hugo, no Pablo", dicen en Azopardo. El actual presidente de Independiente se reunió el lunes en el gremio de los cerveceros y, ante un pequeño grupo de dirigentes sindicales, habló de su retorno a Azopardo. Cabe recordar que Pablo Moyano renunció a su cargo de secretario gremial a inicios de marzo por "diferencias con la conducción".

El hijo del líder será el encargado de "juntar a las CTA con los movimiento sociales", confirmaron desde ATE Capital, sindicato que tiene línea directa con Pablo Moyano. Desde textiles, Horacio Valdez (dirigente de obreros del vidrio y parte de las 62) pidió "juntarse" porque "es tiempo de unidad".

Allí se reunieron gran cantidad de sindicatos moyanistas, todos seguidos de cerca por Octavio Argüello, ex diputado nacional y dirigente camionero. "Dos tercios de los sindicatos vamos a controlar las 62 Organizaciones, y detrás de la CGT va a estar Hugo", confían los disidentes de Ramón Ayala.

Otro cónclave

A ocho cuadras de ahí, "gordos" e "independientes" se vieron las caras. El encuentro fue en el sindicato de petroleros privados de Neuquén. De la misma participaron Guillermo Pereyra (anfitrión), Héctor y Rodolfo Daer, José Luis Lingeri, Andrés Rodríguez, Oscar Mangone, Sergio Sasia, Omar Viviani y Guillermo Moser, entre otros. También participaron líderes de las 62 afines al gobierno.

"Consensuaremos una conducción más sustentable que supere la crisis que tiene el consejo directivo de la CGT", resumió el triunviro Daer, a quien el sector postula como secretario único. Rodríguez -UPCN- destacó que "estamos en un proceso de renovación de la conducción y buscamos hacerlo en el menor tiempo posible". Hoy, el triunvirato sigue, pero con dos marcas personales de cerca: Barrionuevo y Moyano.