Más de un millón de personas viajaron por el país en el último fin de semana largo, cifra que creció un 7% respecto a la misma fecha del año pasado. Fabián Tarrío, presidente de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), dijo que el séptimo fin de semana largo del año “fue muy intenso, lo que marca un buen anticipo de lo que será la temporada de verano”.

Las 1,01 millones de personas que decidieron trasladarse dentro del país realizaron un gasto de $2.201 millones en las regiones que conforman el circuito turístico nacional. De esta forma, las ventas crecieron un 3,8% frente al pasado año.

Rumbo al verano

La CAME manifestó que gracias al buen clima y a las mejores perspectivas económicas resultaron fundamentales en las decisiones de los viajes. “Muchas familias aprovecharon también a trasladarse para realizar las reservas de fin de año, visitar familiares o participar de alguno de los tantos eventos y fiestas que se organizaron en el país”, detalló un comunicado de la Confederación.

El Ministerio de Turismo informó que la región con mayor cantidad de turistas fue Buenos Aires, destino que concentró el 34,5% del total.

La zona del Litoral fue la segunda con un 20,9%, seguido por el Norte argentino, Córdoba, provincia de Buenos Aires, Cuyo y Patagonia. Hacia la provincia de Buenos Aires viajaron más de 350.000 personas, tanto a la costa argentina como al interior.

Acompañó el tiempo y las propuestas cada vez más variadas y de calidad que ofrecen las ciudades bonaerenses. En Mar del Plata, por ejemplo, se ocuparon casi el 80% de las plazas hoteleras y para-hoteleras. “La Feliz” ofreció además diversos espectáculos culturales buscando atraer a los turistas.

Cabe destacar que días atrás la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, anunció un paquete de medidas tendientes a fomentar el turismo en la ciudad balnearia por excelencia, que incluye descuentos en pasajes y estadías.

Escapadas, afuera

Desde la CAME manifestaron su disconformidad por los turistas que decidieron viajar a otros países. “La fecha hubiera sido mejor si no fuera por los centenares de argentinos que cruzaron a pasar el fin de semana a países limítrofes, especialmente Chile, Uruguay, Paraguay y Brasil. En el caso de Chile, la principal atracción pasa por las compras aprovechando las ventajas de precios”, decretó en el comunicado.

El feriado del 20 de noviembre fue el séptimo fin de semana largo en lo que va de 2017. En total, 8.849.585 turistas viajaron dentro del territorio argentino y dejaron ingresos directos por $19.621 millones en las economías regionales del país.