Con un acto breve y blindado por seguridad, el presidente Mauricio Macri visitará este lunes la provincia de Tucumán para el festejo oficial por el aniversario del 9 de Julio. El mandatario hará un viaje relámpago -se estima que su permanencia no superará una hora en la provincia norteña- para participar de los festejos, que comenzaron ayer en la capital tucumana con un megafestival de música popular.

Macri hablará al país en el tercer patio de la Casa Histórica de Tucumán, y será su única participación pública. Allí les rendirá homenaje no sólo a los próceres de 1816, sino también a las mujeres de entonces. Desde allí, en el Bicentenario de la Independencia, había protagonizado un furcio histórico al hablarle al rey de España, Juan Carlos I, y decirle: "La angustia que habrán debido sentir (los próceres), querido rey, al separarse de España".

Al lugar, pese a que hay cientos de invitados, podrán acceder apenas un puñado de dirigentes, entre los que se destacan también el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, y el titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó. El Presidente degustará empanadas (fue el pedido expreso que realizó la Casa Rosada).

Los organizadores también han previsto servir cazuela de pollo y de carne más un plato regional. Se eligió la humita. Pese a los planes del gobernador Juan Manzur, Macri no se quedará para el tradicional desfile. En los medios tucumanos reflejaban este domingo la decepción por parte de los organizadores, que iba acompañada por una protesta de los bomberos voluntarios, quienes decidieron no participar debido al recorte nacional del 40% de los fondos que se les otorgaban para poder funcionar.

En medio del duro momento económico y político del país, estiman que será la visita más breve de un presidente a los actos patrios. No obstante, se dispuso una custodia de 2.400 efectivos provinciales para evitar cualquier tipo de protesta contra el mandatario, a lo que se sumarían otros 300 agentes federales.

Si bien no se confirmó oficialmente, desde Cambiemos marcaban que hay un encuentro de jóvenes partidarios que esperaban recibir una visita extraoficial del Presidente, algo que en la Rosada tampoco desmentían.