Este lunes se convocarán frente a los tribunales de la ciudad de Neuquén, familiares y amigos de Lautaro Bettini en reclamo de justicia. El joven sufrió una demencial agresión en su cabeza, que le provocó pérdida de masa encefálica, durante una fiesta, el 1º de enero pasado. Sin embargo, en el marco de la causa, las autoridades judiciales caratularon el hecho como "lesiones graves" que contempla penas mínimas, y en consecuencia, el agresor podría quedar en libertad. Por lo tanto, sus seres queridos se manifestarán en la dependencia judicial.

A un club empleado habitualmente para eventos acudió Lautaro junto a sus amigos para festejar el comienzo de 2018, en la ciudad de Neuquén. El joven, de 20 años, disfrutó de la fiesta y a las 7.30 del 1º de enero pasado decidió emprender el regresó a su casa. Sin embargo, cuando se aprestaba a retirarse del lugar, se desencadenó una pelea entre individuos que él desconocía.

No obstante, intentó separar a las partes intervinientes en la gresca, pero se llevó la peor parte. A sus espaldas, Nehuén Rodríguez le estrelló un ladrillo en su cabeza. Por lo tanto, Lautaro sufrió pérdida de masa encefálica, y las autoridades médicas presagiaban un 1% de supervivencia.

A raíz de este hecho, el joven debió someterse a sucesivas intervenciones quirúgicas. Posteriormente continuó internado en un centro de rehabilitación hasta el 27 de abril que finalmente regresó a su casa, aunque sigue con los procedimientos médicos correspondientes. A su vez, el agresor fue detenido, en dicha condición asumió la instancia judicial que el pasado 13 de junio caratuló el ataque como "lesiones graves".

En este sentido, Vanesa Speranza, mamá de la víctima le señaló a Crónica que "caímos al vacío otra vez porque si aceptan la pena que exige la defensa, que es de uno a tres años de cárcel, queda en libertad por no tener antecedentes". La progenitora de Lautaro exigía que el hecho sea juzgado por "homicidio en grado de tentativa", puesto que "demostramos que quiso matar".

El próximo 2 de julio, el Tribunal dictaminará la gravedad de la agresión y la pena que deberá cumplir Rodríguez. Por esta razón, Speranza dejó en claro que vamos a pedir la máxima condena, que son seis años. Por eso en la última audiencia vamos a demostrar que mi hijo perdió tejido y no puede trabajar, ese es el argumento suficiente para que siga preso.

Al mismo tiempo, la mujer reconoció que "no podemos esperar nada de este tribunal. No tenemos muchas expectativas pero la vamos a pelear hasta el final". Justamente, en base a esa voluntad de lucha, en la jornada de este lunes, a partir de las 11.30 se reunirán en la avenida Julio Roca al 8300, frente al Monumento del General San Martín, y posteriormente marcharán hacia los Tribunales de la ciudad de Neuquén.