En la lucha que se sigue llevando a cabo contra el coronavirus apareció una buena noticia, y es que ya hay dos nuevas alternativas terapéuticas que están disponibles en nuestro país para la atención de pacientes con Diabetes Tipo 2, una de las patologías consideradas como grupo de riesgo del Covid, y cuyo combate representa un gran desafío para la salud pública.

Cabe destacar, que la Federación Internacional de Diabetes estima que a nivel mundial el 9,3% de adultos de entre 20 y 79 años la padecen. Se estima que, para 2045, habrá 736 millones de personas con diabetes en el mundo. De hecho, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, en la Argentina, la prevalencia de pacientes con glucemia elevada ronda el 12,7%.

Para saber qué novedades presenta la administración de las nuevas drogas, hay que decir que por un lado, la semaglutida impacta en tres enfermedades crónicas, posibilitando un abordaje en simultáneo y simplificando el tratamiento de estas problemáticas. Además de controlar mejor la glucemia que otros medicamentos, permite cuidar el sistema cardiovascular y contribuyen a la pérdida de peso.

Por el otro, está la iGlarLixi que combina dos moléculas hipoglucemiantes inyectables en una misma lapicera, lo cual ofrece un control glucémico más eficaz en una sola inyección diaria, sin generar aumento de peso. 

La semaglutida (agonista del receptor del GLP-1) es un medicamento de administración semanal, mediante inyección subcutánea, que mejora el control de la diabetes porque estimula la secreción de insulina y contribuye al descenso de peso actuando a nivel del sistema nervioso central, disminuyendo el apetito y la ingesta de alimentos. Además, reduce el riesgo cardiovascular modificando la progresión de la aterosclerosis (la acumulación de grasa en las arterias), la presión arterial, el nivel de lípidos y el peso corporal.

En el programa de ensayos clínicos SUSTAIN, demostró ser una droga segura y bien tolerada. Los eventos adversos reportados con mayor frecuencia fueron trastornos gastrointestinales, incluyendo náuseas, diarrea y vómitos. En general, fueron reacciones leves a moderadas y transitorias.

“La llegada de este medicamento redefine los objetivos terapéuticos. La intervención precoz y el adecuado control de todos los otros factores de riesgo, como la hipertensión arterial, el colesterol elevado y el sobrepeso, permiten mejorar la evolución y el pronóstico de las personas con diabetes. Cuanto antes alcancemos un buen control, mayores serán las posibilidades de evitar complicaciones a largo plazo”, dijo la Dra. Paola Harwicz, directora del Consejo de Cardiometabolismo de la Sociedad Argentina de Cardiología.

En tanto que, el Dr. León E. Litwak, médico diabetólogo, asociado del Servicio de Endocrinología, Metabolismo y Medicina Nuclear del Hospital Italiano de Buenos Aires, señaló que representa un avance importante porque permite lograr un mejor control glucémico y, al mismo tiempo, brinda beneficios cardiovasculares probados y una reducción de peso significativa y sostenida.

La otra opción terapéutica es iGlarLixi cuya administración es a través de una lapicera, por vía subcutánea, una vez al día durante la hora previa a cualquier comida. Se trata de la combinación de dos agentes hipoglucemiantes con mecanismos de acción complementarios: insulina glargina -un análogo de insulina basal- y lixisenatida -un agonista del receptor de GLP-1- cuyo fin es la glucosa plasmática en ayunas y la glucosa plasmática posprandial (después de las comidas) respectivamente.

La sinergia de ambos elementos ofrece un tratamiento eficaz y seguro en una sola aplicación diaria, minimizando el riesgo de hipoglucemias.

“A pesar de que en la actualidad existen diversas terapias para la diabetes, aún existen necesidades médicas insatisfechas. En este sentido, un paciente puede llegar a necesitar múltiples antidiabéticos orales o inyectables combinados para poder mantener el nivel de glucosa (o azúcar) en sangre, dentro de un rango normal. Esta situación dificulta la adherencia al tratamiento”, explicó la Dra. Carla Musso, Coordinadora del Servicio de Diabetes de la Fundación Favaloro. Por eso,  la nueva droga iGlarLixi, al ser de una aplicación diaria, impactaría en la adherencia al tratamiento por parte de los pacientes. "Es la primera terapia de esta clase en la Argentina", agrega.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica, compleja y silenciosa que se caracteriza por un alto nivel de azúcar (glucosa) en sangre. Se desarrolla cuando el organismo no es capaz de usar efectivamente la insulina que produce o no produce la cantidad suficiente. En la Argentina, afecta aproximadamente a 1 de cada 10 adultos. La mitad de los que están diagnosticados y en tratamiento no logra un adecuado control de la glucemia con las medicaciones tradicionales.

Recientemente, un estudio internacional reveló que 4 de cada 10 argentinos con diabetes tipo 2 tienen, además, enfermedad cardiovascular, que es la principal causa de muerte y discapacidad en este tipo de diabetes. Por esto, expertos remarcan que su abordaje debe ir mucho más allá del control de los niveles de azúcar en sangre y contemplar, a la vez, el manejo del riesgo cardiovascular y del peso corporal.

“Los tiramientos son oportunos para generar conciencia y cambiar hábitos en los pacientes. Ofrecen una ventana de oportunidades que ya pueden usarse para que en este 2021 se puedan controlar aquellas enfermedades que se dejaron de atender en un 2020 impactado por la pandemia”, sintetizó Harwicz.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Ver más productos