Los argentinos amanecieron con la amarga noticia del fallecimiento de una pastelera de 31 años que se volvió muy querida por los televidentes el año pasado durante la cuarentena estricta por el coronavirus: Agustina Fontenla, la exparticipante del reality show Bake Off Argentina.

Casualmente, una de las personas que en medio de la pandemia entretuvo a todos con su destreza repostera y ayudó a que varios espectactadores se cuidaran en sus casas por las noches, murió en la madrugada de este jueves por Covid-19.

La exconcursante oriunda de San Antonio Oeste no pudo ser internada a tiempo en el hospital público de su pueblo debido a la escacez de camas. La crisis sanitaria en esa región de Río Negro es tan grande que el nosocomio tuvo que colocar camillas en los pasillos para poder atender a nuevos pacientes que requieran de ayuda.

Por ese motivo, Agustina tuvo que ser trasladada de urgencia a una clínica en la ciudad de Viedma el miércoles de esta semana y ser internada en la sala de cuidados intensivos. Sin embargo, los intentos por salvar su vida no fueron suficientes y, en las primeras horas del jueves, la familia informó su deceso.

"Agustina Soledad Fontenla falleció en Viedma a los 31 años. Su familia participa del fallecimiento y comunica que sus restos serán trasladados a Parque de Paz para su cremación", fue el mensaje emitido a través de la empresa encargada del sepelio.

La noticia no tardó en viralizarse en las redes sociales y generar una fuerte conmoción, dado que se trataba de una de las exparticipantes del reality e influencers de repostería que más cariño y admiración había cosechado por su talento. Además, para muchos, se trataba de la 'verdadera ganadora' de Bake Off Argentina.

Agustina Fontenla con la presentadora Paula Chávez y el jurado de Bake Off Argentina, Damián Betular, Christophe Krywonis y Pamela Villar.

Sin lugar a dudas, el pueblo de San Antonio fue donde más impactó la muerte de Agustina Fontenla. Aunque en realidad era oriunda de la provincia de Tucumán, su familia se mudó a Río Negro cuando ella tenía 12 años.

El Municipio donde la pastelera se crió lamentó su fallecimiento con un comunicado en la página oficial de Facebook. Tras su paso por el programa, el gobierno local la había distinguido como Embajadora Cultural local. "No dejaba pasar oportunidad de hacer referencia a su lugar" y "su pasión por la pastelería ha sido inspiración para muchas jóvenes", destacó el organismo en una publicación en las redes sociales.

El Diario Río Negro destaca que era muy conocida y querida en la ciudad, que anteriormente había trabajado en la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf), en la Defensoría del Pueblo de Río Negro, y que incluso había dado clases para aspirantes a cadetes de Policía y fue docente en la secundaria.

Gracias a la autodescripción que había realizado al entrar a la última edición de Bake Off Argentina se sabía que Agustina se había recibido de abogada en 2015 en la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca. Sin embargo, era la pastelería lo que realmente la apasionaba y la actividad en la que decidió profesionalizarse.

Tras haber concursado en el famoso reality show de pastelería del 2020, el público, el jurado y los participantes reconocieron que se trataba de una de las mejores del concurso, y que además, era una de las mejores compañeras.

El fragmento final del episodio de su despedida en Bake Off Argentina tras haber perdido en la semifinal, donde expresa sus últimas palabras, fue repetido esta mañana por distintas cuentas virtuales, emocionando hasta las lágrimas los internautas.

"Entro una Agus con ganas de probarse a sí misma. Esto es lo que me gusta. La verdad es que me voy feliz. Siento que me encontré y que pude, y que tengo un montón de cosas más para aprender, pero que lo aprendí lo hice sola y a pulmón, lo aprendí firme, y estoy re orgullosa de eso", expresaba la también abogada.

"La verdad que me llevé la mejor impresión de los participantes. Hice una amistad enorme con todos ellos. El jurado, divinos. Son todos súper profesionales. Son unos genios. Uno piensa por ahí que te van a retar, que se van a poner en bravos y la verdad es son muy copados. Te daban un montón de tips y consejos en todo momento".

Fontenla tenía una cuenta personal de Instagram que había adaptado como una cuenta profesional para promocionar sus trabajos, consejos y actividades como la feliz y asombrosa pastelera que decidió ser. En ella, más de 300 mil personas seguían sus recetas para hacer y decorar tortas, cupcakes y otras.

Además, tras su paso por Bake Off, la influenciadora había iniciado su propio emprendimiento denominado “Arte y azúcar” de pastelería y repostería profesional.

Sin dudas, su pérdida a causa del coronavirus significó un gran dolor en los corazones de sus seguidores y de los televidentes del programa de Telefé con más rating del año pasado.

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos