La Armada Argentina volvió a enviar un buque al área de búsqueda del submarino " ARA San Juan" tras un mes sin actividad en el lugar. Este domingo a la mañana zarpó desde la base de Puerto Belgrano la corbeta "ARA Espora", cuya partida cerró el período cercano a un mes en el que no hubo buques de la fuerza abocados a dar con el navío desaparecido el 15 de noviembre.

Por otra parte, se demoró la licitación de la firma que buscará al submarino y crece el malestar entre los familiares. "Si no reúne todas las condiciones técnicas y societarias que pedimos, la vamos a anular. No los vamos a contratar sin antes pasar por la Oficina Anticorrupción y la Procuración del Tesoro", señaló el ministro de Defensa, Oscar Aguad, sobre la contratación directa de Igeotest Geociencias y Exploraciones.

La compañía del argentino Marcelo Devincenzi no cuenta con el equipamiento requerido por el pliego que dispuso el gobiernos, entre otras irregularidades. Tal como indica la propuesta que Igeotest le envió a fines de mayo al Ministerio de Defensa, se especifica que contará con un vehículo autónomo submarino (AUV) modelo Kongsberg Huguin Chercheur.

Sin embargo, se constató que la fabricadora de la maquinaria informó: "Kongsberg, hasta la fecha, no tiene ninguna intención de contrato o arrendamiento de ninguno de nuestros sistemas AUV para cualquier proyecto en Sudamérica". Concretamente, la característica esencial del AUV es su carácter autónomo a la hora de la navegación submarina. Hasta ahora, los buques de la Armada utilizaron el ROV, un vehículo submarino operado en forma remota, que fueron aportados por países extranjeros.