Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar 

"Estoy desesperado. Le pido a la Justicia que haga algo", es el ruego de Walter, padre de una niña de 8 años, a quien vio por última vez el pasado sábado. A partir de entonces no tiene contacto alguno con ella, por decisión de su progenitora, quien se marchó con la pequeña hacia la provincia de Santa Fe, según denunció el progenitor. Por lo tanto, este exige a las autoridades judiciales que determinen la búsqueda y el reintegro de la menor.

En la dependencia judicial de Lomas de Zamora esperaba, en la mañana de este martes, Walter Sotelo por una muestra de intervención de la jueza Roxana del Río, del Juzgado de Familia N° 10, puesto que allí se lleva adelante el proceso judicial, desde el pasado 8 de mayo, por la tenencia de su hija, de tan sólo 8 años, sobre quien tiene la guarda provisoria.

En consecuencia, frente a semejantes antecedentes y la imposibilidad de al menos una comunicación telefónica, Sotelo dejo en claro que "yo estoy pidiendo por favor que hagan algo, porque hay una menor que está en riesgo.

En este marco, el pasado sábado, a alrededor de las 13, Sotelo llevó a su niña a la estación de trenes de Monte Grande, punto de encuentro pactado con la madre de aquella. En este sentido, el progenitor señaló a Crónica que "mi ex pareja me dijo que me iba a avisar cuando arribara a la casa de la hermana. A las 15 le envié un mensaje y me dijo que todavía no había llegado. Una hora más tarde ya no me contestó".

Ante semejante incertidumbre, Walter acudió a los seres queridos de la mujer y fue así que "a las 21 me dice un primo de ella que se iba a Santa Fe con mi hija, entonces me fui a Retiro y me confirmaron que habían viajado las dos". A las pocas horas, finalmente, la progenitora se comunicó con su ex esposo y sólo le aseguró que la hija de ambos se encontraba bien. Por lo tanto, desde entonces pasa sus horas recorriendo los pasillos de dicho departamento judicial, pero en vano.

"Es la segunda vez que está judicializado, pero se la ha llevado seis veces, pero a diferencia de las otras, no sé dónde está", reveló Walter. No obstante, aún es más grave la denuncia por lesiones contra la madre, que fueron comprobadas por peritos, según informó el denunciante.

En consecuencia, frente a semejantes antecedentes y la imposibilidad de al menos una comunicación telefónica, Sotelo dejo en claro que "yo estoy pidiendo por favor que hagan algo, porque hay una menor que está en riesgo. La nena le tiene terror a su mamá, me pedía por favor no ir con la madre. Por eso hice varios escritos pidiendo que la escuchen a mi hija, pero nadie quiso hacerlo".