Por Matías Resano 
mresano@cronica.com.ar

El predio de la Ceamse en González Catán se volvió un grave problema para los vecinos. Allí son depositadas toneladas de basura no reciclada que pone en riesgo la salud de los habitantes de la zona. Su reclamo nunca fue escuchado. Pero en los últimos días cobró mayor notoriedad debido a los incendios que se desencadenaron allí, producto de las gases y líquidos tóxicos y combustibles que provienen de la descomposición.

Estos siniestros provocaron que muchas personas debieran ser hospitalizadas por afecciones respiratorias, por lo que decidieron pedir a las autoridades municipales el cierre del establecimiento. “No es la primera vez que sucede. Esto es resultado de la acumulación de los gases que emana la basura y eso se debe a la no separación de los residuos”, se quejó ante Crónica Hugo, referente de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados contra la Ceamse de González Catán, que está ubicada en esta localidad de La Matanza desde hace más de cuatro décadas, por un decreto del último gobierno militar.

El testimonio del ambientalista hace referencia a dos incendios que ocurrieron el 19 y el 28 de enero últimos y que provocaron explosiones y un humo contaminante, por el cual unos 15 vecinos debieron ser trasladados a un centro de salud cercano por asfixia e intoxicación respiratoria.

Al respecto, el hombre consideró que tan apremiante episodio es producto del “sistema de la Ceamse, que es perverso porque no hay separación en el origen y eso genera un líquido lipsidiado que penetra en la tierra y hace que el agua de González Catán contenga metales pesados”.

Por lo tanto, “de acuerdo con los últimos estudios ambientales, el agua es químicamente no apta para el consumo humano”, agregó Hugo. Sin embargo, la mayoría de los vecinos no tienen otra opción que recurrir a su canilla: “Los que podemos, compramos bidones, pero hay otros que no pueden”.

Un objetivo claro
Luego de los siniestros que causaron daños en los vecinos, desde la asamblea dejaron en claro que buscan “el cierre de la Ceamse y la intervención del municipio y de las universidades para la remoción de los residuos y recuperar aquellos que están enterrados, y con los que no, hacer un tratamiento”.

Con este objetivo, los integrantes de la organización entregaron sus demandas, en forma escrita, a las autoridades del distrito, enfatizando que “la municipalidad gobierna el territorio de La Matanza y es allí donde está instalada la Ceamse, y no se hizo absolutamente nada”. Su propuesta radica, según detalló Hugo, en que “con el tratamiento de la basura enterrada y su remoción” se podrá “cuidar la salud de la comunidad, generar una nueva relación de esta con la naturaleza y nuevos puestos de trabajo”.