Un ambientalista de Greenpeace planteó enviar un mensaje de concientización y aterrizar con un parapente en las afueras del estadio en donde se jugaba el partido de la Eurocopa entre  Alemania y Francia. Pero le salió mal, rompió los cables de las cámaras de televisión y cayó al campo de juego.

El parapentista había sobrevolado el estadio Allianz Arena, minutos antes de que comenzara el encuentro por la primera fecha del Grupo F que se disputaba en la ciudad de Munich, en Alemania.

El hombre fue detenido inmediatamente.

La intención del ambientalista, identificado como Kai S, de 38 años, era soltar un globo que decía “Kick out oil". El hombre había participado también de una protesta en el sector bancario de Frankfurt durante marzo de este año. 

El fin del mensaje era visibilizar un pedido a una automotriz que patrocina el torneo para no vender más vehículos diésel ni a nafta, para evitar el calentamiento global.

El entrenador de francia, Didier Deschamps se refugió en el banco de suplentes

 

El hombre se enredó con los cables de una cámara cenital, perdió el control del parapente y cayó al estadio, rozando las gradas y dejó caer las telas del aparato deportivo cerca del banco de suplementes de Francia. Los futbolistas alemanes Antonio Rudiger y Robin Gosens se acercaron inmediatamente para ver si el activista estaba bien de salud, debido a que el aterrizaje forzoso fue a gran velocidad.

Por su parte, Didier Deschamps, el DT de Francia y su colaborador Guy Stéphan se refugiaron debajo del techo del banco de suplentes cuando distintas partes del parapente cayeron frente a ellos, aunque ninguna los golpeó.

Según el diario alemán Bild, cuando perdió el control de su parapente motorizado “golpeó unas instalaciones técnicas” e hirió a dos personas que se encontraban en las tribunas.

Tras el accidente, los oficiales en el campo lo sacaron del lugar, lo arrestaron y lo llevaron a un centro de detención en el estadio. En ese sentido, los investigadores podrían procesar al ambientalista por "varios delitos"

El comunicado de la Policía 

 

“El piloto hirió a dos hombres cuando aterrizaba. Los heridos fueron trasladados a hospitales de Múnich y están recibiendo atención médica. Según nuestro informe actual, ambos tienen lesiones en la cabeza”, aseguró el portavoz de la policía local Andreas Franken al periódico alemán.

Además, el ministro del Interior de ese país, Joachim Herrmann, afirmó que "se emitió una prohibición total de vuelo sobre el Allianz Arena por la Eurocopa" y que gracias a que el globo que llevaba el paracaidista decía "' Greenpeace' ningún francotirador intervino".

"Si la Policía hubiera llegado a la conclusión de que podría ser un ataque terrorista, entonces el aviador podría haber pagado la acción con su vida", reconoció el funcionario, quien recalcó que "habría estado justificado que la Policía usara armas de fuego", ya que para ella es "completamente irresponsable llevar a cabo tal acción".

"Sólo puedo condenarlos por lanzar acciones tan irresponsables, esto no tiene nada que ver con la protección ambiental bien entendida", agregó.

La segunda alcaldesa de Múnich, Katrin Habenschaden, que se encontraba en las tribunas a metros de donde pasó el activista destacó que “fue una suerte y una amenaza para la vida", porque la protesta "debe ser siempre pacífica y no debe poner en peligro a otras personas".

Ver más productos

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Harry Potter: 20 años después de su estreno vuelve a las pantallas

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Ver más productos