La sopa de murciélagos se trata de una comida típica de países como Filipinas, Camboya, Tailandia y el Sur de China y se puede encontrar en un mercado de la ciudad de Wuhan, destino donde aparentemente es procedente el coronavirus.

Este exótico plato incluye un murciélago entero (alas, cabeza, ojos, etc.) y es muy popular entre los pobladores, ya que se cree que cuenta con propiedades medicinales.

Los murciélagos se consumen como remedio ante distintas afecciones como problemas en la visión, e incluso, pueden llegar a comerse crudos.

Según datos oficiales, los primeros infectados por coronavirus fueron aquellos que estuvieron en el mercado, donde también se venden carnes de animales salvajes como de civeta (un pequeño mamífero) y de serpientes.

La OMS asegura que el virus provino de un animal; sin embargo, la Comisión Nacional de Salud de China indicaron que algunos casos fueron propagados por la transmisión directa entre humanos.

noticias relacionadas