Un confuso epsiodio tuvo lugar en la ciudad de Sringfield, en Illinois, Estados Unidos, cuando la policía detuvo en un control a un hombre por posesión de droga, cuando en realidad lo que llevaba en su auto eran las cenizas de su hija, que falleció hace dos años.

El hombre identificado como Dartivarius Barnes habia sido parado en un control y en el momento en que revisan el auto le encuentran un tarrito con un polvo blanco, que automáticamente los oficiales de la Policía creyeron que se trataba de cocaía o alguna otra droga.

"Esto estaba en la consola central", le dice un oficial a otro después de registrar el auto y desenroscar un tarrito. "Al principio pensé que era heroína, luego busqué cocaína, pero parece que probablemente sea molly (éxtasis)", se preguntó el oficial, por lo que otro agente sospecha que podría tratarse de "¿pastillas X?".

Sin embargo, el detenido arremete rápidamente contra los policías y les cuestiona: "No, no, no, hermano, ¡esa es mi hija!".Dame eso, hermano. Esa es mi hija", suplicó Barnes. "Por favor, dame a mi hija. Son unos irrespetuosos", protestó el hombre contra la Policía.

En un primer momento, el narcotest hecho en el control de tráico había dado erróneamente positivo para alguna droga no especificada, pero luego, tras un exámen en el laboratorio, los agentes se diero cuenta de que el polvo dentro de ese tarrito de metal no era droga, sino los restos incinerados de la hija de Barnes, Ta'Naja.

El fallecimiento de su hija y la demanda al Estado

 

La nena murió en febrero de 2019 después de que la policía la encontró inconsciente, envuelta en una manta empapada de orina, tras haber fallecido por desnutrición y falta de cuidados generales. Los culpables fueron la madre y la segunda pareja de la mujer. Por esa razón, fueron condenados a varias décadas de prisión por la Justicia del estado de Illinois.

Según informo el medio local WICS, si bien el hecho ocurrió el seis de abril de 2020, ahora el hombre denunciará el accionar de la policía, con los cargos de abuso de autoridad de profanación de los restos de la nena fallecida.  

En la demanda se hace mención a que la Policía abrió sin consentimiento las cenizas de Ta'Naja y luego las derramaron en el narcotest. El juicio contra el ayuntmiento de Srpingfield y los policías involucrados será en agosto de 2022.

Así fue el momento de la insólita detención