Hay un dicho que dice que la realidad supera a la ficción. Al menos este caso puede dar fe de ello. Una mujer fue detenida por haber estafado a su propio esposo durante 20 años. Ella le hacía creer que este padecía Alzheimer y así se encargaba de su cuenta bancaria y llegó a robarle 600 mil dólares.

Un verdadero drama familiar salió a luz en los últimos días en el estado de Connecticut, Estados Unidos. La protagonista de este hecho fue identificada Donna Marino (63), quien tenía como estrategia de convercer a su marido de 78 años que tenía Alzheimer para robar su dinero.

De este modo, le impedía ir al banco y así no podría descubrir su plan. Sin embargo, en marzo de 2019, tanto su hija, Elena, como el hombre de 78 años, comenzaron a sospechar de sus acciones y notificaron a las autoridades por primera vez sobre el presunto fraude que llevaba adelante Marino. Pero no lograron comprobarlo.

Fue hasta enero del 2020 cuando el hombre pidió el divorcio y como resultado de ello, Donna terminó confesando haber firmado los cheques de pensión de su esposo y haberlos depositado en la cuenta bancaria de su madre durante trece años.

Según la policia, la mujer comenzó con esta metodología hace 20 años, en donde le hacía creer al hombre que padecía la enfermedad que afecta la memoria y otras funciones mentales y se hizo cargo de la cuenta bancaria y realizaba pequeñas transferencias a una cuenta propia, y así evitaba para que sus familiares pudieran sospechar sobre su estafa. Así logró quedarse con 600 mil dólares que eran de él.

En el marco de una extensa investigación, la policía logró detener a Marino, quien fue acusada de falsificar la firma de su conviviente en cheques de su pensión, seguridad social, documentos relacionados con su trabajo y otros documentos legales.

Pero eso no fue todo. La mujer no conforme con toda la suma de dinero que le robó a su marido, consiguió de forma fraudulenta un poder notarial y pudo empeñar parte de sus pertenencencias para tener aún más ganancias a la hora de la división de bienes.

Por último, la investigación muestra que la mujer depositó 17 cheques del hombre por un total de más de 23 mil dólares, entre septiembre de 2017 y febrero de 2019. Aunque las pruebas fueron lo suficiente para detenerla, especulan que el robo puede ser mayor. Finalmente, el padre y su hija, optaron por abandonar la casa familiar y se mudaron a Florida, donde tratan de iniciar una nueva vida. Además de comprender por qué esta mujer decidió realizar estas acciones contra ellos.

Ver comentarios