El Papa Francisco llegó este lunes a Santiago para una visita que lo llevará también a Perú, marcada por protestas ante los abusos sexuales en la Iglesia y reclamos de “acciones, no perdones” contra los sacerdotes que los cometieron. 

El avión del papa aterrizó hacia las 19.20 en el aeropuerto de la capital chilena, casi una hora antes de lo previsto.

Recibido por la presidenta Michelle Bachelet y tres pequeños al pie de la escalera, el Sumo Pontífice tuvo que retirar su solideo por el fuerte viento. 

Francisco se trasladó luego con su comitiva hasta la parroquia San Luis Beltrán, donde rindió homenaje a la figura del “obispo de los pobres” antes de recorrer en “papamóvil” parte de la avenida Bernardo O’Higgins, hasta la Nunciatura, donde dormirá las tres noches que estará en Chile.