Conocida la noticia sobre el arrasador incendio que castigó a la catedral francesa de Notre Dame, el papa Francisco dijo estar "cerca de Francia" y reza por la "población parisina". 

"El Papa está cerca de Francia, reza por los católicos franceses y por la población parisina impactada por el terrible incendio que arrasó la catedral de Notre Dame", aseguró su vocero, Alessandro Gisotti, a través de la red social Twitter.

Jorge Bergoglio, quien aún no visitó la capital francesa como pontífice, "asegura sus oraciones a todos aquellos que intentan hacer frente esta dramática situación", agregó el vocero.

Apenas pasado el mediodía de ayer, el pontífice envió un telegrama al arzobispo de París Michel Aupetit en el que aseguró su "cercanía espiritual y oración" al pueblo francés.

"Este desastre dañó seriamente un edificio histórico. Pero soy consciente que también ha afectado a un símbolo nacional querido para los corazones de los parisinos y franceses en la diversidad de sus convicciones", agregó Bergoglio. 

"Porque Notre-Dame es la joya arquitectónica de una memoria colectiva, El lugar de reunión para muchos eventos importantes, el testimonio de fe y la oración de los católicos en la ciudad", destacó el Papa.

"Espero que la catedral de Notre-Dame pueda volver a ser, gracias al trabajo de la reconstrucción y la movilización de todos, este hermoso entorno en el corazón de la ciudad, signo de la fe de quienes. la construyeron, iglesia madre de su diócesis, patrimonio arquitectónico y espiritual de París", deseó Francisco. 

Apenas conocido el incendio, el propio Gisotti había asegurado que la Santa Sede recibió "con shock y tristeza" la noticia conmocionó al mundo católico por la destrucción parcial de uno de los emblemas de la Iglesia occidental.