La década de 1970 ha sido una de las que más marcó a la historia de Estados Unidos a nivel de asesinos seriales, y si algo lo caracterizó a todos esos criminales es la brutalidad con la cual llevaban a cabo sus ilícitos.

En ese listado negro de asesinos aparece Theodore Robert Bundy, más conocido en la jerga policial como Ted Bundy, un sujeto que confesó haber matado 36 mujeres de diversos estados, aunque los investigadores creen que esta cifra es más alta.

No es conocida la causa del porqué de tantos crímenes, pero se cree que se debió a un combo mortal: adicción a la pornografía y una ruptura sentimental de joven, es por eso, que las mayoría de sus víctimas fueron violadas, torturadas y finalmente asesinadas a manos de este sujeto.

Ted Bundy: infancia difícil

Los investigadores intentaron descubrir su patrón de ataques, ya que la infancia de Bundy no había sido simple: su madre lo tuvo de muy joven con un sujeto desconocido, por lo que terminó viendo con sus abuelos, aunque el abuelo era un golpeador continuo y el niño solía presenciar los actos de violencia.

Ted Bundy tuvo una infancia difícil (Archivo).

Años más tarde, su madre (Louise Cowell) se casó con Johnie Bundy (apellido adoptado por Ted como propio) y tuvieron cuatro hijos, pero el futuro asesino serial "no encajaba" en la nueva familia por lo que la escuela pareció ser el refugio indicado. Sin embargo, su comportamiento introvertido y reservado lo alejó de otros compañeros y lo condenó al bullying, aunque carente de amigos tenía como hobby asesinar y mutilar animales que encontraba a su paso, una muestra de que su personalidad iba por el camino erróneo de joven.

Su pasión por las leyes y la psicología lo mostraron como un buen alumno en las Universidades de Puget Sound (Tacoma) y Washington. En 1967 se puede decir que comienzó la debacle de Theodore, ya que se enamoró perdidamente de su compañera de estudios, Stephanie Brooks, pero tras la graduación de psicóloga de la joven, la relación terminó porque ella "no le veía futuro" aunque él le seguía enviando cartas de forma obsesiva.

Mantuvo una relación de cinco años con Elizabeth Kloepfer (Archivo).

Ese dolor más el rencor que sentía por su madre fue un caldo de cultivo para cambiar la cabeza de Bundy, quien además era un fanático de las películas pornográficas. 

Dos años más tarde conoció a Elizabeth Kloepfer, quien estaba divorciada y con una niña, pero que llevaron una relación normal por cinco años, aunque Bundy todavía le seguía enviando cartas a San Francisco a su antigua novia.

En 1973, Bundy se reencuentra con su "viejo amor" y todo indicaba que sus vidas volverían a su cauce, pero fue el propio sujeto el que abandonó a su ex novia de toda la vida para seguir su camino.

Ted Bundy: camino de crimenes

A partir de allí, la vida de Ted Bundy se transformó en una montaña rusa de asesinatos ya que en enero de 1974, Bundy entró al cuarto universitario de Joni Lenz (18) la golpeó con una palanca metálica y la violó con la pata de una cama. Si bien la joven salvó su vida, quedó con un daño cerebral permanente.

El automóvil blanco que utilizaba para sus crímenes está en un museo (Archivo).

Casi un mes después del primer ataque tuvo lugar el segundo, aunque el primero de forma fatal. Bundy utilizó el mismo modus operandi con Lynda Ann Heaky (21), pero tras dejar inconsciente se la llevó de al escuela y su cadáver recién fue descubierto un año más tarde en una montaña cercana.

Más víctimas en su haber

Pasaron los meses y jóvenes estudiantes como Brenda Ball, Donna Mason, Susan Rancourt, Nancy Wilcox, Carol Valenzuela, Laura Aimee, Georgann Hawkins, Janice Ott y Denise Naslund desaparecieron en distintas circunstancias, pero sus restos fueron hallados en distintos lugares campestres por la policía.

Algunas de las mujeres muertas a manos de Ted Bundy (Archivo).

Cabe destacar que el modus operandi de Bundy era el mismo: seguía y secuestraba a sus víctimas (generalmente jóvenes, morenas y de pelo largo) para estrangularlas en su casas, aunque con la confianza adquirida con el paso del tiempo, utilizaba un truco que era el de enyesarse un brazo y pedirles de forma simpática y seductora a las víctimas que le ayuden a cargar sus libros hasta su automóvil Volkswagen blanco, donde eran dormidas, desaparecidas, violadas, muertas y descuartizadas.

Muertes en otros estados

Sin embargo, temiendo ser descubierto, el criminal comenzó a matar en estados como Florida, Utah, Washington y Colorado, y solía comportarse como un camaleón, es decir, que cada tanto se dejaba la barba, bigote, se afeitaba, dejaba crecer el pelo o se lo cortaba para ir modificando en algo su apariencia.

Ted Bundy adquirió diversas caras para matar (Archivo).

A pesar de su estrategia para evitar ser descubierto, la policía que recibía informes de desapariciones y hallazgos de restos, se dio cuenta que todo podría estar vinculado y llevado adelante por una sola persona.

Ted Bundy: intento fallido

En noviembre de 1974, con el mismo plan Bundy se acercó a Carol DaRonch en la ciudad de Murray haciéndose pasar por un efectivo policial, le dijo que su coche había sufrido un intento de robo y le pidió que lo acompañara hasta el mismo. Bundy la esposó una muñeca de manera violenta, pero la joven golpeó al asesino y logró escapar para ir a la comisaría local, donde radicó la denuncia, hizo un identikit del sujeto y contó sobre la aparición de un auto blanco, el que era utilizado por Bundy para matar.

Los objetos encontrados cuando fue detenido Bundy (Archivo).

Estas pruebas más las anteriores y un identikit realizado por una máquina, permitió saber que Ted Bundy podría estar detrás no sólo del intento de secuestro de DaRonch sino de otras cosas.

Recién en agosto de 1975, Bundy fue detenido por un efectivo policial que encontró unas esposas, pasamontañas, medias, una pala, cuerda y trozos de sábana blanca dentro del automóvil, situación que complicó al asesino serial que hasta ser atrapado había matado varias jovencitas más.

Ted Bundy fue detenido varias veces (Archivo).

Ya en el juicio que se le siguió, declararon varias testigos incluso una ex pareja, y tras esto en 1976, el juez lo condenó a 15 años de prisión con posibilidad de libertad condicional. Mientras tanto, las pericias realizadas al automóvil blanco revelaron datos contundentes: las muestras de pelo halladas eran de Melissa Smith y Caryn Campbell, dos de sus tantas víctimas.

Más cargos en su contra

Este descubirmiento no hizo más que empeorar la situación de Bundy, a quien la policía de Colorado le levantó cargos por asesinato en octubre de ese año, por lo que fue trasladado en abril de 1977 a la prisión de Garfield.

En uno de sus juicios llegó a representarse a sí mismo (Archivo).

Mientras se preparaba para su segundo juicio, Bundy logró escapar por la ventana de la biblioteca pero a la semana logró ser capturado al intentar robar un automóvil Volkswagen. Pero eso no terminó ahí, ya que a fin de ese año, el asesino trepó a los techos de la cárcel y escapó nuevamente por un sector donde no habían guardias, y esta vez huyó a Chicago y Florida con el seudónimo de Kenneth Misner.

Muertes y detención

Desde ese momento a febrero de 1978, Bundy asesinó a siete mujeres más mientras era buscado por la policía en todo el país, hasta que fue detenido por un policía que lo encontró en un rodado en una actitud sospechosa.

Ted Bundy, en las tapas de los diarios de la época (Archivo).

En junio de 1979 se lo juzgó en los Tribunales de Florida por diversos crímenes que Bundy nunca asumió, pero las pruebas fueron tan contundentes que el juez John Cowart lo declaró culpable y lo sentenció a la silla eléctrica por los crímenes de Lisa Levy y Margaret Bowman, ocurrido en la última etapa que estaba libre.

Ted Bundy, uno de los criminales más terribles de la historia (Archivo).

En tanto, un tercer juicio se le realizó a Ted Bundy en enero de 1980 por el asesinato de Kimberly Leach por el cual también se lo declaró culpable. Si bien la ejecución estaba pactada para marzo de 1986, el criminal utilizaba todo tipo de artimañas para suspender su muerte, ya que iba confesando de a poco los crímenes no descubiertos o le ofrecía a la policía pistas para hallar otros cuerpos que él había dejado, con lo cual iba logrando prórrogas en su ejecución.

Ted Bundy fue ejecutado en la silla eléctrica (Archivo).

Sin embargo, en su último intento por alargar su agonía y demostrarle a la justicia que sufría de problemas mentales, los jueces no le creyeron una palabra y fue ejecutado el 24 de enero de 1989 por medio de la silla eléctrica. Su última voluntad fue ver a su madre, rechazó la comida, acudió al baño para no hacerse encima y se confesó con un sacerdote.

Ted Bundy: películas y series

Finalmente, algunas de las películas que representaron a la vida de Ted Bundy fueron "The Deliberate Stranger" (1986), "Ted Bundy" (2002), "Un extraño a mi lado" (2003), "Un ángel caído" (2016), "Extremadamente cruel, malvado y perverso" (2019) y "Conversaciones con asesinos: las cintas de Ted Bundy" (2019).

La película es protagonizada por Zac Efron.

POR G.A.

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos