El papa Francisco cumple este viernes 85 años y, a modo de festejo, recibió en el Vaticano a un grupo de refugiados africanos y asiáticos que llegaron desde Chipre, al tiempo que le comunicaban numerosos saludos de líderes y figuras mundiales.

La iniciativa, promovida por el propio Pontífice, permitió que personas de países como Siria y Camerún llegaran a Italia en condiciones de seguridad para iniciar una vida nueva.

Puede ser vista como un nuevo mensaje del Santo Padre, quien el 5 de diciembre ya había emitido una dura advertencia sobre los migrantes. "Cuando se rechaza a los pobres, se rechaza la paz", alertó ese día.

Uno de los 12 refugiados llegados al Vaticano desde Chipre, cuyos gastos de recibimiento correrán a cargo de sede central de la Iglesia Católica Romana, expresó este viernes al Papa su alegría al saludarlo en el día de su cumpleaños.

 

"Nos salvó", expresó conmovido el joven, oriundo de la República del Congo, tras tomar contacto con Francisco en una de las salas del Palacio Apostólico.

Según comunicó la oficina de Prensa del Vaticano, el Papa intercambió algunas palabras de bienvenida y afecto con cada uno de los refugiados, a quienes les agradeció la visita.

El Santo Padre "escuchó sus historias y la de sus respectivos viajes" desde distintas naciones, como la República del Congo, Camerún, Somalia y Siria, se precisó en el parte según medios internacionales.

 

En el comunicado, además, se cosignó que "algunos" de los visitantes "son médicos y técnicos informáticos".

Jorge Mario Bergoglio, nacido en la Ciudad de Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936 y elegido el 13 de marzo de 2013 como el Pontífice número 266 de la Iglesia Católica Apostólica Romana, al cumplir 85 años pasaba este viernes a convertirse en uno de los diez Papas más longevos de la historia.

 

Ver comentarios